Un año duro para las víctimas de violencia de género