Sobrevolamos las 1.800 hectáreas arrasadas por el fuego