13 meses después, El Sadar reabre las puertas a sus aficionados