Ismael, orgulloso de pescar el primer lehenbiziko