La conciliación durante la pandemia, ¿es posible