Silvia Ederra se despide con el 'balonmano en las venas'

Leyre Esparza
-

Silvia Ederra, jugadora profesional de balonmano, se retira tras 28 años en la pista y 14 títulos. "El balonmano para mí ha sido como una forma de vida, ahora mismo cambio la forma de vivir".

La navarra Silvia Ederra, se despide del deporte que ha marcado su vida: el balonmano. Tras 28 años en la pista y 20 de ellos como jugadora profesional, Ederra pone punto y final a su carrera deportiva con 14 títulos conseguidos. 

Echando la vista atrás, asegura tener muchos recuerdos "y todos buenos" en cada uno de los equipos por los que ha pasado.

Natural de Estella, dio sus primeros pasos en el club de dicha localidad, el Itxako. "De Itxako me llevo todo lo que he aprendido, me formé como jugadora y como persona y tuve la suerte de entrenar con Ambross Martín, que es para mí el mejor entrenador del mundo y me siento una privilegiada por ello", cuenta la navarra.

Silvia Ederra se despide con el 'balonmano en las venas'Silvia Ederra se despide con el 'balonmano en las venas' - Foto: Navarra Televisión

Tras pasar por el equipo de su ciudad, "en Alicante y Castrourdiales pude poner en práctica todo lo que había aprendido y pase a ser más partícipe y más protagonista de los equipos", dice Silvia Ederra.

Un accidente de tráfico casi provoca el fin de su carrera deportiva pero no fue motivo suficiente para que Silvia Ederra dejase la pista: "Como buena cabezona y navarra al final conseguí seguir jugando y fiché por el Bera Bera que fue como una recompensa a toda la recuperación".

Por último, el Sporting de La Rioja puso el toque final a su vida en el balonmano y asegura que "estoy muy satisfecha". 

Silvia Ederra se despide con el 'balonmano en las venas'Silvia Ederra se despide con el 'balonmano en las venas' - Foto: Navarra Televisión

 

"MÁS QUE SANGRE TENGO BALONMANO EN LAS VENAS"

"El balonmano para mí ha sido como una forma de vida, ahora mismo cambio la forma de vivir", explica Silvia Ederra. Este deporte ha sido un elemento fundamental en su vida, "más que sangre tengo balonmano en las venas".

Sin embargo, es momento de cambio y la estellesa quiere enfocar y centrarse en su futuro laboral tras rechazar una oferta que conllevaba la reducción del 50% de su sueldo. "No me daba ni para vivir con una reducción del 50% y decidí ponerme a estudiar unas oposiciones", declara la deportista. 

Aunque, admite que no se separá definitivamente del balonmano, explica que necesita "un tiempo de desconexión" pero "seguiré como aficionada".

 

SUEÑOS ACANZADOS 

"Siempre quedan sueños por cumplir pero yo creo que los sueños alcanzables de balonmano sí los he conseguido", cuenta Silvia Ederra. La navarra admite que ha sido "muy feliz" en la pista y se siente "orgullosa" de todo lo que ha logrado.

Por último, lanza un mensaje a todos los niños y niñas que tienen la ilusión de formarse y aprender en este deporte de equipo, "les animo a que sigan estudiando porque al final hay más vida después del balonmano, pero que disfruten del trabajo en equipo y de los valores que da el balonmano que son todos ellos muy buenos".