Dietistas-Nutricionistas reivindican su papel "esencial"

Navarra Televisión
-

Reclaman "la incorporación del colectivo en el Sistema Navarro de Salud".

Dietistas-Nutricionistas reivindican su papel - Foto: Navarra Televisión.

El próximo martes,´24 de noviembre, se celebra el Día Mundial del Dietista-Nutricionista, fecha en la que estos profesionales quieren reivindicar su papel "esencial" en esta crisis sanitaria y reclamar su incorporación en el sistema público de salud.

Tras subrayar la importancia de su labor para la salud, dado el apoyo que representa la nutrición en tratamientos de patologías agudas y crónicas, que requieren control, seguimiento y consejo dietético nutricional”, el presidente del Colegio Oficial destaca que son profesionales que ofrecen "una información veraz, adecuada y basada en evidencia científica" y sus tratamientos "ayudan en el control y prevención de muchas enfermedades".

Giuseppe Russolillo recuerda en este sentido "el papel fundamental, como profesionales sanitarios, que los dietistas-nutricionistas han tenido durante toda la pandemia, aconsejando sobre cómo fortalecer el sistema inmune, cómo se debían realizar las compras en los supermercados para mantener una alimentación sana; advirtiendo de los bulos sobre alimentos que curan o previenen la covid o brindando consejos", como la forma de suplir la vitamina D durante el confinamiento.

Por todo ello piden "la incorporación del colectivo en el Sistema Navarro de Salud" ya que "a pesar de que ser la suya una profesión sanitaria regulada y titulada, está disponible, en la mayoría de las ocasiones, sólo en consulta privada", por lo que las personas con menores ingresos tienen más riesgo de "hábitos alimentarios inadecuados y de desarrollar patologías crónicas".

Según Russolillo, "es clave poder ofrecer el apoyo nutricional adecuado a toda la sociedad en la atención primaria y en el Sistema Navarro de Salud", por lo que su incorporación al mismo "no debe demorarse más".

"Estamos hablando de la salud de nuestra población y está demostrado que la inclusión del dietista-nutricionista en los equipos interdisciplinares suele conducir a aumentar la eficacia de los tratamientos, por lo que mejora la eficiencia del sistema sanitario en su conjunto”, asegura.

Y precisa que los beneficios para la ciudadanía de incorporarles al sistema sanitario publico serían una mejora atención sanitaria integral para todas las personas, el acceso gratuito a las prestaciones relacionadas con la nutrición, la dietética y la dietoterapia, y una contribución eficaz y eficiente a la prevención, tratamiento y curación de las enfermedades no transmisibles.

Otros beneficios que Russolillo cita son la reducción del grado y riesgo de malnutrición en grupos vulnerables como infancia, juventud, mayores, dependientes, enfermos o personas en exclusión, y la reducción también del gasto sanitario a través de la incorporación de los dietistas-nutricionistas a los equipos multidisciplinares sanitarios de Atención Primaria, Especializada y Sociosanitaria.

Por último indica que su presencia en el sistema publico servirá para proteger a la población ante personas sin la capacitación profesional adecuada en materia de nutrición, dietética y dietoterapia, y de “terapias” fraudulentas y potencialmente peligrosas para su salud.

"En la mayoría de los casos se concluye que las intervenciones dietéticas son coste-efectivas y que mejoran la eficiencia de los sistemas sanitarios, siendo una ventaja desde el punto de vista económico y para la salud", concluye.