"Mi motivación es sentirme orgullosa del esfuerzo que hago"

Agencias
-

La atleta gallega de triple salto tiene lo más importante, «las buenas sensaciones» que fue a buscar al polideportivo de Gallur, según reconoció tras anudarse la vigésima medalla de oro nacional a su cuello

"Mi motivación es sentirme orgullosa del esfuerzo que hago" - Foto: Kiko Huesca

Ana Peleteiro puede hacer una doble lectura de la marca de 14,21 metros lograda el pasado sábado en los Campeonatos de España en pista cubierta. Para la consecución de su sexto título nacional en sala, a la gallega le bastó con quedarse a nueve centímetros de la mínima para el Europeo; al mismo tiempo, sin embargo, se colocó tercera en el ‘ranking’ europeo del año en triple salto.

Así, se reserva algo más para hoy en el Meeting de Madrid y, especialmente, para el Europeo de Torun, en el que defenderá su título continental. «No he ido todo lo lejos que me gustaría irme, pero estoy en el camino correcto», subrayó.

Acaba de conseguir su sexto título nacional en sala, con una marca de 14,21 metros. ¿Está satisfecha con su actuación?

Sí. Me gusta competir en casa. Aunque no sea Galicia, sí es España, y esto me gusta. Incluso aunque no haya el calor del público, yo me lo imagino y pido palmas a la cámara y a la poca gente que hay en la pista. A estos Campeonatos de España vine a buscar sensaciones buenas, porque he estado cambiando cosillas y he conseguido retomar las sensaciones de hace casi año y medio.

¿Dónde encuentra la motivación al competir en un pabellón vacío?

La motivación está en ver el resultado del trabajo que estoy haciendo todos los días. Aunque no haya público en las competiciones, yo me levanto cada día para entrenar, me cuido, descanso y estoy pensando todo el tiempo en mis objetivos. Y esa es mi motivación: hacer feliz a mi entrenador y a mi familia, que me ve desde casa. Y sentirme yo orgullosa del esfuerzo que hago diariamente.

¿Qué buscaba, más allá de una marca o de un resultado, en estos campeonatos?

Hoy tenemos el Meeting de Madrid y hemos venido a probar esas cosillas que hemos estado cambiando estas semanas. Me lo tomé como un entrenamiento. Veníamos a hacer un entrenamiento de calidad y nos podemos ir contentos.

¿En qué detalles está haciendo especial hincapié?

Estamos volviendo a lo que siempre he hecho, mi entradilla y 15 pasos de carrera. En verano, como bajé mucho de peso, me sentía cómoda con 13 pasos, porque llegaba menos cansada, pero como no competíamos no sabíamos si era efectiva. Cuando hemos empezado a competir, hemos visto que no consigo acelerar como siempre hago y que no me aprovecho de mi velocidad, que es mi punto fuerte. Hemos vuelto a lo de siempre, que es lo que nunca falla. En las últimas competiciones me estaba sintiendo perdida en la carrera de impulso, que es en lo que yo nunca me siento perdida. Es mi ‘as’ de copas, siempre lo tengo ahí. Me daba un poco de impotencia ver que la técnica estaba bien, pero no me estaba yendo lejos. En el Nacional no me he ido todo lo lejos que me gustaría irme, pero estoy en el camino correcto.

¿Tiene aún guardado un mejor salto?

Ahora me iré a consultarlo con la almohada, a poner todo en su sitio y a descansar. Yo sé que de la mano de Iván Pedroso, mi entrenador; de mis fisioterapeutas y de mi nutricionista Roberto voy a llegar bien al Meeting de Madrid. Espero hacer disfrutar un poquito a la gente; ya que estamos en casa aburridos, que pongan la televisión y se diviertan.

¿A usted lo que le divierte es competir?

Sí. Esto es un poco como el teletrabajo. La gente está teletrabajando en casa y, sin embargo, parece que estando en casa no haces nada. Para nosotros, entrenar sin competir es una mierda, hablando mal. Ahora por fin vuelvo a mi sitio. Yo siempre digo que soy una artista frustrada, me encanta salir a la pista y sentirme realizada. Poco a poco me voy sintiendo así.

Dice que es una artista frustrada. Justo ahora la gente está descubriendo otras facetas siendo portada de Cosmopolitan o participando en un programa de televisión, como ‘El Desafío’. ¿Qué le aportan?

Hay que saber dedicarle su tiempo a cada cosa. Ahora mismo estoy centrada de lleno en mi deporte. Esas son pinceladitas que me permiten evadirme un poco y desconectar la mente. Pero a día de hoy estoy centrada al cien por cien en el Europeo.