scorecardresearch

"Amenazo con escribir más libros"

Paula Escalada (EFE)
-

Ávido lector y amante de los grandes clásicos, el humorista se sumerge en el mundo de la literatura desde la perspectiva del escritor de la mano de su primera novela, 'Subidón, una historia de ficción protagonizada por un cómico cegado por la fama

"Amenazo con escribir más libros" - Foto: Blackie books

Humorista, actor, director, ilustrador y ahora escritor. Joaquín Reyes se ha quitado el pudor de publicar en Subidón (Blackie books), su primera novela de ficción, que cuenta la vida de un cómico cegado por la fama y con la que ha cumplido el sueño de acercarse a una de sus grandes pasiones, la literatura, una disciplina que le gustaría seguir explorando.

Ávido lector y amante de los clásicos de la literatura rusa como Dostoyevski, el creador de los icónicos programas de humor Muchachada nui y La hora chanante es uno de los principales exponentes del humor manchego que en los últimos años ha creado tendencia.

¿De dónde le vino la idea de publicar una novela?

La semilla es mi afición lectora. La novela es mi género favorito, aunque tenía cierto pudor porque no tenía claro que fuera a ser capaz de escribir algo que mereciera la pena.

¿Y cómo surgió este relato de las hazañas de Emilio Escribano?

La historia se me reveló tal cual. Luego tuve que trabajarla, pero la tenía muy clara desde el principio. El personaje es un cómico manchego y lo he nutrido con muchas experiencias mías. Había ciertas cosas que quería contar sobre cómo es la vida de un cómico, las cosas que vivimos, eso está claro que nace de mi experiencia.

¿Y quién es este cómico, alguien conocido?

Son mucha gente. Tiene cosas mías y que he observado en mis compañeros. Lo que quería contar a través de este personaje era una especie de reflexión sobre la fama, de cómo te cambia y te puede despistar. Emilio Escribano al fin y al cabo no era el más popular de su pueblo y la fama le da la oportunidad de resarcirse y la vive como una especie de venganza.

En el libro se ve claramente su estilo, usted y su lenguaje tan particular. ¿Ha sido intencionado?

Es muy importante la voz, que sea reconocible. A mí los autores que más me gustan es donde reconozco una voz más allá del artificio y la forma, porque si no no me interesa demasiado. Y claro, no es algo intencionado, es que te sale así, quería que se me reconociera. 

Ahora que ya se ha quitado el pudor, ¿seguirá escribiendo o esto ha sido un episodio puntual?

Amenazo con escribir más libros. Me gusta mucho, me gustaría escribir otra novela. Ya tengo una idea todavía muy a bofetada. Yo escribo mucho porque escribo guiones, relatos y artículos y lo que puedo, pero esto se hace de otra manera.

¿Entonces ya se considera un escritor y hay que añadir lo de «escritor» a su polifacético currículum?

Sí, por lo menos tengo esa vocación. Tengo suerte porque hago muchas cosas que me gustan. En el caso de la escritura, he aprendido a escribir escribiendo mucho y leyendo muchísimo. De niño no escribía especialmente bien, hay gente que tiene esa capacidad y ese talento.

¿Y qué piensa de quien podría tratarle de intrusismo?

No creo que exista el intrusismo en la literatura porque si alguien se pone a escribir, es escritor. Quería presentarme y tener cierta credibilidad. No quería que fuera el libro de un cómico. Quería que el libro se defendiera por sí mismo, más allá de que soy conocido y eso me facilita las cosas y me da acceso al lector más que a un autor anónimo.