scorecardresearch

"He sido valiente jugando"

EFE
-

El pelotari navarro Oinatz Bengoetxea asegura haber sido "valiente" a la hora de jugar durante su dilatada carrera a la que pondrá fin este sábado, cuando disputará su último partido oficial en el frontón Labrit de Pamplona.

“He sido valiente jugando” - Foto: Jesus Diges Jesus Diges

"Es un cúmulo de muchas emociones, pero es bonito y estoy disfrutando de estos últimos días", indica Bengoetxea en una entrevista con Efe cuando está a punto de finalizar su carrera. "Estoy llevándolo de manera muy tranquila".

Hace un mes, Bengoetxea sufrió un pinchazo en el aductor izquierdo que le impidió despedirse de este deporte el 29 de enero, fecha en la que había previsto su marcha. Finalmente, el delantero retrasó su adiós hasta el sábado 26 de febrero tras haber disputado más de 1.000 jornadas en innumerables frontones.

"Me he ido recuperando correctamente. Cuando sales de las lesiones siempre te produce un poco de incertidumbre, pero ya está superada, he hecho buenos entrenamientos y espero no tener ningún problema para terminar con dos partidos que son muy importantes para mí", responde al ser preguntado sobre su estado actual tras un mes en el que ha puesto todos sus esfuerzos en volver a su mejor tono.

La bombonera pamplonesa registrará este sábado un lleno a rebosar tras vender todas sus localidades en pocos días. "Será la última de las despedidas y va a ser especial. A la gente le gusta mucho ir a ese frontón", dice sobre un choque en el que hará pareja de Mariezkurrena ante Artola y Aranguren.

"Todos mis buenos amigos van a ir y estoy contento", quien también considera "emocionante" sus otros partidos de estas últimas jornadas como el de este lunes en Tolosa.

Tras su despedida, el pelotari de 37 años jugará en pequeñas localidades hasta el mes de octubre después de viajar a México, Estados Unidos o Valencia para exhibir sus habilidades.

Del frontón de la capital navarra, reconoce: "es especial para todos los navarros. El ambiente que se vive es una auténtica fiesta. Desde pequeños estábamos jugando campeonatos de Navarra, por lo que debutar ahí, jugar todos estos años y retirarte en el mismo sitio… es algo precioso".

"Están siendo fechas muy bonitas y solo espero que se termine bien y adecuadamente esta fase para encarar estos dos choques sin problemas físicos y con ilusión", comenta sobre los dos partidos reprogramados.

Dos títulos del Manomanista (2008 y 2017), uno del Cuatro y medio (2016), uno del Parejas (2015), dos del Cuatro y medio navarro (2011 y 2012), y uno del Masters del Manomanista (2010) figuran en su palmarés.

Sobre su trayectoria, Bengoetxea reconoce quedarse "con todo lo bueno", a la vez que no se arrepiente "de nada", "dándolo todo en la cancha" y colgando el gerriko con la cabeza bien alta.

Parece que ese año regresarán los Sanfermines a Pamplona y con ellos una nueva edición de este torneo, algo que el de Leitza celebra: "el 7 de julio suele ser algo terrible, todos de blanco y rojo y esa, sin duda, es una de las fechas más señaladas junto a Tolosa durante sus carnavales, con un gran colorido en las gradas".

De sus txapelas, el pelotari de Baiko dice estar orgulloso de todas ellas, distinguiendo las del Manomanista "porque históricamente han tenido más trascendencia".

Recuerda su final más dura que tuvo lugar en el año 2016 en Vitoria: "la del 4 y medio contra Altuna es en la que más sufrí, tanto física como psicológicamente. Fue la más dura y la que más me costó ganar".

"Aimar Olaizola, Juan Martínez de Irujo y Jokin Altuna han sido grandes rivales, sin quitar importancia al resto. Esas tres personas han sido figuras a las que ganarles ha sido una misión muy complicada", reflexiona sobre sus contrincantes con los que ha formado parte de unas de las mejores etapas de la pelota, sin poner en duda que de aquí a unos años los pelotaris presentes darán mucho de qué hablar las próximas temporadas.

Sobre sus diferentes golpes, Bengoetxea reconoce el sotamano como el que menos le cuesta, las dejadas con efecto como su golpe favorito y "cruzar el gancho correctamente" lo que más le cuesta ejecutar. "He sido más habilidoso que pegador", finaliza.