Navarra se enfrenta a una "recuperación muy lenta"

Navarra Televisión
-

La economía navarra ha descendido hasta un 18,8% en tasa interanual durante el segundo trimestre de 2020.

Esta caída, motivada por el impacto de la pandemia de la COVID-19, representa, además, un 15,6% de bajada respecto a las cifras del primer trimestre del año.

Las cifras navarras son menos acusadas que las del conjunto del país, que refleja una caída interanual del Producto Interior Bruto (PIB) del 22,1%.

Así lo ha manifestado en rueda de prensa la consejera de Economía y Hacienda del Gobierno foral, Elma Saiz, "es un desplome de la actividad sin precedentes, mayor incluso de lo anticipado hace tres meses".

La caída del 18,8% del PIB, La caída del 18,8% del PIB, "un desplome de la actividad sin precedentes" - Foto: ARCHIVO

Saiz ha explicado que el descenso de la actividad en Navarra se ha acusado, principalmente, en la industria y en los servicios de mercado, que han sido los sectores más afectados por las limitaciones impuestas durante el estado de alarma.

En el lado de la demanda, las restricciones a la movilidad y la incertidumbre sobre la evolución de la pandemia "lastraron el consumo de los hogares y la inversión empresarial, mientras que la demanda externa también se resintió por la expansión mundial del virus", ha añadido.

El estado de alarma decretado a mediados del mes de marzo se notó en primera instancia en el sector servicios, fundamentalmente en actividades como la hostelería, el turismo, los transportes o el ocio.

Ya con todo el país bajo confinamiento, durante el mes de abril, "la actividad tocó fondo", ha dicho la consejera de Economía y Hacienda, quien ha añadido que "las matriculaciones de turismos, que cayeron un 97,5% respecto al mismo periodo de 2019, el tráfico de vehículos por autopista, con una caída del 79% o la compraventa de viviendas, con casi un 67% de descenso ponen de manifiesto el desplome de la demanda y la producción experimentado".

Por sectores productivos, la industria se ha visto especialmente afectada por el cierre de la actividad en la rama de la automoción. La debilidad de la demanda externa, mermada también por la pandemia ha provocado que las exportaciones cayeran un 38,2% en tasa interanual.

En cuanto a los servicios, la caída de ventas fue especialmente abultada en hostelería, que disminuyó un 90,1%, y en transporte y almacenamiento, que retrocedió un 48,5%.

En palabras de Saiz, "la flexibilización de las restricciones a partir del mes de mayo contribuyó a mejorar los datos aunque los valores se sitúan muy por debajo de su nivel pre-covid".

Mirando más adelante, y aunque la reapertura económica en esta etapa es generalizada, "la recuperación de la actividad está siendo muy lenta". Solo el 35,6% de los establecimientos mantiene un nivel de producción igual o superior al 90%. Industria y construcción son los sectores que se están recuperando con mayor rapidez, mientras que el sector servicios está experimentando un ritmo de recuperación más suave, ha indicado el Gobierno.

Los últimos datos presentados reflejan, según la consejera, "una crisis sin precedentes con graves consecuencias económicas y sociales, además de sanitarias".

Desde el Gobierno de Navarra, advierten además, de que "los rebrotes de las últimas semanas suponen un freno para la confianza y el consumo". "En este escenario, el apoyo de las políticas públicas se plantea como una pieza fundamental para impulsar la reconstrucción y apoyar a los agentes y personas más vulnerables", ha sostenido Saiz.

Según ha añadido, "confiemos en que la situación sanitario y los rebrotes puedan seguir bajo control y nos permita avanzar desde un punto de vista económico".

Preguntada Saiz por si calculan en qué año puede volver la recuperación económica, ha comentado que "confiamos en que la senda de la recuperación que ha comenzado se vaya produciendo de cara al 2021, pero hay que ser muy prudentes".