scorecardresearch

El Madrid se acerca al título

Europa Press
-

Los blancos desconectan a un Barça que puede entregar la Liga el domingo de nuevo en el Palacio (81-66)

El Madrid se acerca al título - Foto: JUANJO MARTIN

El Real Madrid superó (81-66) este viernes al Barça en el tercer partido del 'Playoff' final de la Liga Endesa, celebrado en el WiZink Center, para tener la opción de ser campeón el domingo de nuevo en casa, decidido con todos los sentidos.

El conjunto blanco se alió con un Palacio a reventar para poner el 2-1 en la serie al mejor de cinco partidos. Después de sufrir para empatar la final el miércoles en el Palau, el Barça volvió a verse superado por un Madrid con mayor determinación en recuperar el trono liguero que conquistó por última vez en 2019.

El Madrid tuvo dos momentos para romper el partido, antes del descanso cuando se fue por 10 y en la reanudación con un 55-42 que terminó haciendo bueno. El Barça se descompuso en el tercer cuarto y la fiesta blanca se desató con la veintena de renta (72-53). La final de la tensión, los detalles y la agonía, se convirtió en un repaso blanco desde la defensa, el dominio de Tavares, Poirier y Yabusele bajo aros, y los puntos de Deck, Causeur o Llull.

Con el tifo homenaje a Laso, puño en alto y grito de rabia, el sonido de viento sobre el rival, el lleno ya antes del pitido inicial cantando el himno, el Palacio estaba listo para jugar su parte en esta final. Con ese ambiente de trabajo, esta vez Mirotic no logró ejercer de salvador en un Barça que no carbura.

La novedad culé fue Exum, en el quinteto de hecho, como sangre fresca, pero el australiano sumó dos faltas en tres minutos. Sobre el parqué era imposible que los jugadores escucharan indicaciones, un inicio de muchos decibelios que intimidó a ambos equipos. El Madrid anotó en la pintura, Tavares, Poirier y Yabusele fueron los más valorados al descanso, y el Barça fue más irregular.

Calathes dio ritmo a los catalanes y además supo percutir también hasta el aro. Jasikevicius tuvo que tirar de su cerebro, así como Mirotic, pero al hispano-montenegrino le faltó decisión y acierto. La rotación sentó mejor a los de Chus Mateo, con el daño de Poirier sobre Davies (18-12) y una defensa más entera que, en comunión con el público, llevó a remolque al eterno rival.

Kuric conectó un par de triples en un Barça algo más decidido en el segundo cuarto, pero se quedó en chispazo en la sangría de pérdidas visitantes y la tremenda bronca de 'Saras' a Laprovittola. Una antideportiva de Sanli supuso el despegue del Madrid, con triples de Causeur y Rudy, hasta la decena (46-36).

A los de Barcelona les tocaba picar piedra y su vuelta al ruedo fue un desastre. Más pérdidas, muy poco acierto y una tímida reacción que no fue suficiente para parar la locomotora blanca. Tavares se hizo grande de nuevo y Kuric mantuvo el hilo de vida culé. Causeur lanzó otro directo al rival; Llull, el siguiente, y no dejó el Madrid levantarse de la lona al Barça (66-53).

Deck, con una energía colosal toda la noche, y Yabusele engordaron la renta a la veintena. Los de Laso, ausente de nuevo por el infarto que sufrió hace dos semanas, dieron rienda suelta al gran momento con el que llegaron a esta final. El equipo de 'Saras', sobreviviendo más que jugando los últimos dos meses, tendrá que rearmarse y mucho en dos días para evitar el alirón blanco.