scorecardresearch

"La música no tiene fin, los que tenemos somos los músicos"

Navarra Televisión
-

El pianista y uno de los principales representantes del Flamenco-Jazz, Chano Domínguez, recuerda 'Cara a Cara' que es quien es por su familia de artistas. No se considera "un gran pianista, sino un currante de la música".

Es uno de los principales representantes del Jazz Flamenco en España, el pianista Chano Domínguez pone en valor el papel de la música y el de los músicos, admite 'Cara a Cara' que van más allá, "ofrecemos al público sensaciones, sentimientos": "Todo el mundo quiere que le hagan sentir diferente, por eso vienen a los conciertos, no lo van a conseguir de otra manera", reflexiona Domínguez.

"Pedí a mi familia una guitarra con ocho años, al piano llegué con 20"

El representante de Jazz mira al pasado y recuerda que "era el patito feo o la oveja negra de la familia", ya que no había ningún músico en su círculo familiar. Pero el ver a guitarristas por la calle de su barrio y tras pedir el instrumento numerosas veces a sus padres, hizo que con ocho años le regalasen su primera guitarra. Tardó más en llegar al piano, hasta los 20 no comenzó a tocarlo, han sido años de intenso trabajo diario pero sabe que el esfuerzo ha merecido la pena y, eso sí, es muy consciente de que siempre se puede mejorar. Sus vivencias le han hecho llegar a donde ha llegado: "Los músicos nos influenciamos de todo lo que tenemos y nos pasa alrededor", dice Chano Domínguez. "En mi familia no había músicos pero sí que había una gran afición por la música y la cultura". Su padre, un fanático a los discos de flamenco y su madre una 'cantaora' de canciones españolas a escondidas: "He tenido mucha suerte, uno se cría con todo eso y eso es lo que al final sale", dice.  

"La música no tiene fin, los que tenemos somos los músicos"

Una de las caras más conocidas del Flamenco-Jazz resalta que lo que ha hecho toda su vida ha sido "tocar y tocar, y aprender, crear, mantenerme siempre ahí". "No creo que sea un gran pianista, sino un currante de la música", admite con humildad. "La música no tiene fin los que tenemos fin somos los músicos, la música es infinita".

"El escenario es un receptor de energía que el público transmite"

Sobre la mesa esa 'energía boomerang' que siente el artista cada vez que se sube a un escenario con su público: "Hay conciertos donde la gente te devuelve con su aplauso, su energía y también hay públicos que son más fríos y la energía también es diferente", admite Chano Domínguez. Incluso le da importancia al espacio donde actúa: "Yo prefiero tocar en locales pequeños y mirar al público a los ojos para ver cómo están reaccionando".

"La música no tiene fin, los que tenemos somos los músicos"

"Noto diferencia entre países pero tengo mucha suerte porque en este país he sido siempre muy bien recibido", concluye. 

 

 

"La música no tiene fin, los que tenemos somos los músicos"

 

La música no tiene fin, los que tenemos somos los músicos
"La música no tiene fin, los que tenemos somos los músicos"