scorecardresearch

Osasuna pierde fuelle lejos de El Sadar

EFE
-

Osasuna comenzó la temporada como el mejor equipo visitante de todo Europa con cuatro victorias que le catapultaron hasta los puestos de Liga de Campeones, extraña e ilusionante situación a domicilio que ha cambiado en las últimas jornadas.

Osasuna pierde fuelle lejos de El Sadar - Foto: LaLiga

El barco de Jagoba Arrasate sorprendió a todos sus adversarios con un inicio arrollador lejos de El Sadar. Cádiz, Alavés, Mallorca y Villarreal fueron sus víctimas. 10 goles a favor por 5 en contra. El viento soplaba a favor y firmaron unos números de campeón.

Por todo ello, la afición reclamó a sus jugadores más puntos y espectáculo en casa. Costó, pero la petición de su hinchada ha conseguido darse durante los últimos meses.

El equipo solo ha perdido uno de sus últimos cinco encuentros a orillas del río que da nombre a su estadio. Fue ante el Atletico de Madrid de manera clara (1-3). Tres victorias (Cádiz, Villarreal y Levante) y un empate contra el Sevilla son el resto de partidos.

El 12 de febrero, los de Tajonar dieron un golpe sobre la mesa ante el Rayo en Vallecas. Los tantos de Moncayola, Rubén García y Kike García sirvieron para anunciar que el mejor Osasuna había vuelto, pero nadie de las numerosas personas desplazas a Madrid imaginaba que esa sería la última vez que celebrarían un triunfo lejos de su feudo hasta la fecha.

Real Sociedad (1-0), Barcelona (4-0) y Betis (4-1), han sido los últimos clubes en pasar por encima de los rojillos. Sergio Herrera ha encajado 10 goles, mientras que Ante Budimir fue ayer el goleador ante los verdiblancos. Además, la sensación de fragilidad defensiva y escasa aportación ofensiva empieza a cansar a socios que vivirán con total tranquilidad estas últimas fechas.

Con la permanencia ya en el bolsillo, el Alavés visitará este domingo Pamplona con la imperiosa necesidad de sumar de tres para abandonar el farolillo rojo de la clasificación. Por lo tanto, se espera un choque complicado en el que Arrasate deberá motivar de alguna manera a sus pupilos para que este tramo final de Liga no se haga demasiado largo.