scorecardresearch

Mohammed Ounasser se embarcó en patera rumbo a su futuro

NATV
-

Mohammed Ounasser, distinguido con el Galardón a la Persona Joven, un "ejemplo de integración y superación", tras llegar sin familia, y tras 12 horas de travesía en patera.

El joven, de 17 años, nació en el pueblo bereber de Todra (Marruecos) y en este momento se encuentra bajo la tutela del Gobierno de Navarra, en un recuso habitacional gestionado por la Asociación Navarra Sin Fronteras.

En este tiempo en Pamplona, se ha convertido en premonitor de la Asociación SEI, Servicio Socioeducativo Intercultural, acompañando y apoyando a otras personas jóvenes en su misma situación. Además, el pasado curso completó un programa de inserción socioeducativa y profesional y ahora estudia Formación Profesional de electricidad.

Con este reconocido galardón, Mohammed Ounasser ha admitido en Navarra TV que está “muy contento, no esperaba un premio así”. Se lo ha ganado por ser un referente del deseo de aprender, de estrechar nuevos lazos afectivos, y aportar su experiencia vital, no exenta de dificultades, para ayudar a otras personas.

Mohammed Ounasser se embarcó en patera rumbo a su futuro Mohammed Ounasser se embarcó en patera rumbo a su futuro - Foto: NATV

Con la vista puesta en su futuro, dejó atrás su Marruecos natal junto a su familia: “Les dije a mis padres que donde estábamos no encontraría un buen trabajo, mi padre no quería que viniera pero cuando vimos a un primo que no trabajaba me dijo, adelante”.

Un año después, recuerda ese trance como uno de los momentos más duros. “Pasé 12 horas en el mar con 35 personas en una patera de cinco metros. Teníamos mucho frío, no teníamos ni comida ni agua”, recuerda Ounasser.

Con 17 años y numerosos proyectos en su mente busca su futuro en la Comunidad foral: “Tengo muchas ganas de terminar mis estudios y tener un buen trabajo”, dice.

Mohammed Ounasser se embarcó en patera rumbo a su futuro Mohammed Ounasser se embarcó en patera rumbo a su futuro - Foto: NATV

A pesar de los miles de kilómetros que le separan de su familia, está en continuo contacto: “Están muy contentos de saber que estoy bien y que hay mucha gente que me está ayudando, más contentos que incluso yo”, dice.

“NO SOY UN MENA, SOY MOHAMMED”

Los prejuicios le han perseguido desde el primer día que pisó tierra firme, él tiene claro que no es un ‘mena’, pero admite que vive situaciones en su día a día que le entristecen. “Me monto en la villavesa y hay veces que nadie quiere sentarse a mi lado, me ven como si no fuera una persona, pero lo somos, tenemos corazón y cabeza como todos”, insiste.

Sin ir más lejos, esta entrevista traspasará fronteras. Mohammed Ounasser contará a su familia la experiencia de estar en televisión, por lo que no ha querido perder la oportunidad de mandar saludos a los suyos: “Os quiero mucho”.