scorecardresearch

Chimy Ávila- Osasuna: destino 2026

Gonzalo Velasco
-

La cláusula de rescisión del futbolista se eleva a los treinta millones; si bien el jugador obtiene una participación sobre sus derechos económicos.

Chimy Ávila- Osasuna: destino 2026 - Foto: C. A. Osasuna

Chimy Ávila y Osasuna seguirán unidos hasta 2026. Jugador y club llegaban a un acuerdo para la renovación de un contrato que expirada a final de la próxima temporada. La cláusula de rescisión del futbolista se incrementa en cinco millones de euros, pasando de 25 a 30; no obstante, el futbolista se queda con una participación sobre sus derechos económicos.

Un anuncio muy esperado y en el que ambas partes ya habían expresado públicamente su deseo de llegar a un entendimiento. Y así ha sido. El delantero argentino ha manifestado en más de una ocasión su deseo de renovar. Y este acuerdo llega en un buen momento deportivo para él una vez que se ha asentado en el once de Arrasate tras sufrir sendas graves lesiones en sus rodillas. No en vano, Ávila está a dos partidos esta temporada de igualar lo jugado en sus dos primeras campañas ligueras en Osasuna. Actualmente, el ariete ha participado en 26 encuentros del campeonato regular y ha marcado cuatro goles. Es, empatado con David García, el segundo máximo artillero rojillo. Kike García, con un tanto más, es el único que supera a ambos. Además, el argentino también marcó una diana en Copa del Rey.

Dos graves lesiones después

Las dos primeras temporadas de Chimy Ávila en Pamplona no han sido fáciles. Llegó en el verano de 2019 tras descender a Segunda con el Huesca previo pago de 2,7 millones de euros a San Lorenzo de Almagro; con hasta otros 600.00 euros en variables y otro millón en caso de una futura venta por más de quince.

Su arranque como rojillo no pudo ser mejor. El argentino fue la revelación de aquel inicio de temporada marcando 9 goles en veinte partidos de Liga y otros dos en Copa del Rey. Su gran momento no pasó desapercibido y se le vinculó con el F. C. Barcelona en el mercado invernal para cubrir la baja de cuatro meses de Luis Suárez. Una inoportuna lesión de rodilla en el que pintaba como su último partido con Osasuna truncó la operación. Una vez que pareció recuperarse, durante el verano siguiente, fue el Atlético de Madrid quien se interesó por él. Y, de nuevo, otra grave lesión –ésta en la otra rodilla- frustró un posible cambio de aires.

Ya recuperado, el futbolista ha declarado en multitud de ocasiones su deseo de devolver el cariño que ha experimentado por el osasunismo. Algo que podrá hacer durante lo que resta de la presente campaña y las tres próximas.