scorecardresearch

Ana Ollo, preocupada por el bajo uso del euskera en jóvenes

Navarra Televisión
-

La consejera de Relaciones Ciudadanas valora que sean los niños quienes más usan el euskera, pero traslada su preocupación por el hecho de que esta práctica no se vea prolongada en el tiempo cuando llegan a edad joven.

Ana Ollo, preocupada por el bajo uso del euskera en jóvenes - Foto: Ricardo Rubio Europa Press

Ana Ollo ha puesto en valor este martes que los niños son quienes más usan el euskera, a su juicio una "señal de recuperación social" de esta lengua, pero se ha mostrado preocupada por el hecho de que esto no se mantenga cuando llegan a la edad joven.

Son algunas de las consideraciones trasladadas por la consejera durante su comparecencia en comisión parlamentaria a petición propia para valorar los resultados del informe elaborado por Soziolinguistika Klusterra del uso de las lenguas en la calle del 2021.

Según revela este estudio, los niños son quienes más hablan euskera en la calle con una tasa del 8,9 % en Navarra y su presencia como interlocutores es importante, ya que su uso se duplica cuando las conversaciones son entre niños y personas adultas siendo más frecuente aún cuando es el menor el que inicia la conversación.

Esto "es positivo porque puede considerarse una señal de recuperación social del euskera", ha considerado Ollo, si bien se ha mostrado preocupada por el hecho de que esta tendencia no se traslada a la juventud, que presenta una tasa de uso del 6,6 %, lo que "muestra la necesidad de seguir ofreciendo programas, oportunidades y recursos dirigidos a ese grupo de edad".

De cara a esta situación están trabajando "sobre todo en el entorno digital", ha señalado refiriendo que la Covid demostró que tienen "una gran debilidad en recursos lingüísticos en el entorno digital" y la pandemia "produjo que muchos niños y niñas que solo se eskaldunizan a través de la escuela vieran cortado ese proceso".

Según ha indicado, Euskarabidea lleva años trabajando en esta línea con un proyecto que están valorando presentar al PERTE de Nueva Economía de la Lengua.

Así mismo, ha indicado, están trabajando en dar al euskera un valor en el entorno socioeconómico al considerar que "también es importante que en entornos empresariales el euskera se normalice".

Ollo ha aclarado que "el conocimiento y el uso social de las lenguas son dos fenómenos diferentes", algo "especialmente evidente en contextos plurilingües" como el de la Comunidad Foral donde conocen el Euskera el 14 % pero lo hablan en la calle en torno al 6 %.

El uso de la lengua, ha explicado, "no es un fenómeno individual como sí lo es el conocimiento" y "está condicionado por la situación, los interlocutores y el contexto" existiendo factores determinantes como que su uso "exige que las personas interlocutoras también sean vascohablantes".

El portavoz de NA+, Iñaki Iriarte, ha referido que "da la sensación de que el aumentar sin más el esfuerzo en las prácticas lingüísticas no lleva a un aumento del uso de la lengua" y aunque "gracias a la ampliación del modelo D ha subido la cantidad de vascohablantes" muchos no lo usan, por lo que ha propuesto que se realice un estudio para analizar por qué sucede esto.

Desde el PSN Inma Jurío ha valorado positivamente que "se ha dado una inversión en la pirámide" siendo son "los niños los que aumentan el conocimiento y el uso", algo que puede ser "consecuencia de las políticas públicas" y por ello ha animado a seguir en esta línea de trabajo.

Uxue Barkos, de Geroa Bai, ha considerado positivo que "en un contexto de envejecimiento de la sociedad el uso del euskera se rejuvenece" haciéndolo además en un contexto más complejo para su uso como es el urbano y al igual que Jurío ha animado a seguir en la senda de la "planificación de políticas públicas" para que "el euskera sea cada vez menos una lengua vulnerable".

Para Bakartxo Ruiz, de EH Bildu, "tener suficientes recursos presupuestarios es imprescindible aunque no suficiente" y ha defendido que "lo que da prestigio al euskera es que tenga unos derechos lingüísticos garantizados", que se pueda emplear "con tranquilidad en todos los ámbitos de la sociedad y "se vea como algo positivo y no como ir en contra de nadie".