scorecardresearch

La vigilancia policial reduce robos de jóvenes en Pamplona

Navarra Televisión
-

El concejal de Seguridad Ciudadana, Javier Labairu, reconoce que puede existir una sensación de inseguridad en la ciudad ante la "proliferación de delitos".

La vigilancia policial reduce robos de jóvenes en Pamplona - Foto: ARCHIVO

La vigilancia de grupos de jóvenes por parte de un grupo especializado creado por Policía Municipal, Policía Foral y Policía Nacional ha reducido de forma importante el número de denuncias de robos con violencia e intimidación en zonas de Pamplona como Vuelta del Castillo, San Juan e Iturrama.

La intervención policial, ha comentado el concejal de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Pamplona, Javier Labairu, es una parte de la solución a este problema en la ciudad, junto a la mejora de la iluminación en algunas zonas y la colocación de cámaras de seguridad.

Labairu ha reconocido que en Pamplona puede existir una sensación de inseguridad en la ciudadanía ante la proliferación de este tipo de delitos, algunos de ellos protagonizados por jóvenes, incluidos menores de edad.

Este mes de enero, por ejemplo, se han producido algunos sucesos como la detención de dos jóvenes, con antecedentes por hechos similares, acusados de un delito de lesiones graves en la pasada Nochevieja contra otro joven que fue agredido de forma violenta en el Casco Viejo y que sufrió el estallido del globo ocular derecho y fracturas óseas.

También un menor ha sido detenido como presunto autor de un delito de tráfico de drogas en las inmediaciones de la Vuelta del Castillo, un hombre ha entrado en prisión tras haber robado con "extrema y gratuita violencia" una mochila en la capital navarra, y dos jóvenes han sido arrestados acusados de un delito de atentado a agente de la autoridad y otro de hurto en un establecimiento de hostelería.

El concejal ha señalado que, en conjunto, el número de denuncias en Pamplona en el segundo semestre de 2021 ha descendido respecto a 2019, pero se han incrementado los delitos de robo con violencia, que "realmente tienen una trascendencia social, porque son delitos contra la intimidad".

Estos delitos, ha apuntado, no suponen un gran número de denuncias (unas 140 en el segundo semestre de 2021), pero "sí que tienen una repercusión social de dar una sensación de inseguridad". Su número se ha incrementado un 57 % en el último semestre respecto al mismo periodo de 2019, descontando los Sanfermines de ese año.

Labairu ha apuntado que la concentración de estos sucesos en algunas zonas de Pamplona "ha llamado la atención, no solamente a Policía Municipal, sino también a Policía Nacional y Policía Foral" y por ello se ha creado un "equipo conjunto" para controlar zonas de ocio en la ciudad.

Se trata, ha explicado, de "zonas más oscuras" de Pamplona, en Vuelta del Castillo, San Juan e Iturrama, donde se concentran "chavales adolescentes" cuyo comportamiento crea "sensación de inseguridad".

Al respecto, el concejal ha indicado que se han resuelto un 34 % de ese tipo de delitos y "los números son los que son". Se observa en concreto que los protagonizan sobre todo jóvenes de 18 a 24 años de edad, aunque también hay menores de edad entre ellos.

Además, ha subrayado que "los números así lo dicen y es que en este tipo de delitos hay una mayoría" (el 83 %) que son cometidos por personas que "no son de Pamplona".

"No se quiere criminalizar o no, son los hechos que tenemos, y a raíz de estos hechos hemos montado un grupo de trabajo entre las tres policías, porque las tres están preocupadas por este tema", ha indicado.

Los efectivos de este grupo de trabajo, ha señalado, hacen un seguimiento de este tipo de "pandillas" de jóvenes para "ver las rutas que tienen por Vuelta del Castillo, San Juan e Iturrama para evitar este tema de robos con violencia". Se ha comprobado que, desde la implantación de este grupo de trabajo, "en esa zona al menos el número de denuncias ha descendido de manera importante", ha agregado.

El Ayuntamiento de Pamplona había propuesto una partida de 250.000 euros para este año para iluminar mejor ocho zonas de la ciudad y colocar cámaras de seguridad, aunque la actuación está suspendida de momento debido a la prórroga de los presupuestos de 2021.

"Tenemos claro que, en el momento en que se mejora la iluminación y se ponen cámaras de seguridad, el número de incidentes y de denuncias disminuye de forma abrumadora", ha declarado Labairu, quien ha puesto el ejemplo del barrio de la Rochapea, donde ya se han instalado algunas cámaras, o de Argaray.

Desde el equipo de gobierno, ha resaltado, seguirán "insistiendo en que esto es una prioridad y se tiene que hacer, pero hay unas formaciones políticas que las modificaciones presupuestarias las tienen que aprobar ellos. Yo espero, por las manifestaciones que todos los grupos han hecho, que estemos de acuerdo en esto, que la seguridad sea una prioridad para todos".