scorecardresearch

Enfermería alerta de la falta de más de 95.000 profesionales

EFE
-

El colectivo denuncia que España está a la cola de la UE con 625 trabajadores por cada 100.000 habitantes

Enfermería alerta de la falta de más de 95.000 profesionales

España necesita más de 95.000 enfermeras y enfermeros para llegar a los datos de los países vecinos europeos, y el número de pacientes que tiene que atender cada uno de estos profesionales duplica e incluso triplica las cifras recomendadas para poder garantizar la calidad y seguridad asistencial.

Esa es la denuncia del Consejo General Enfermería, cuyo presidente, Florentino Pérez, ofreció ayer en una rueda de prensa los últimos datos de ratios de enfermeras por autonomías y provincias en relación al número de pacientes, un informe que refleja la «alarmante» falta de estos profesionales en la mayor parte de los territorios.

Actualmente hay 330.000 profesionales de enfermería en España, 625 trabajadores por cada 100.000 habitantes, cuando la media europea es de 827.

España ocupa el séptimo lugar por la cola en la Unión Europea. Los primeros con mejores ratios de enfermeros son Bélgica (1.824 de ratio de enfermeras por cada 100.000 habitantes, Finlandia, Dinamarca, Irlanda y Luxemburgo) y por debajo de nuestro país solo están Eslovaquia, Italia, Hungría, Bulgaria, Grecia y Letonia.

«España esta a la cola de Europa en cuanto a enfermeros, y está por encima de la media con respecto a Europa en cuanto al colectivo médico», aseguró Pérez, que ha precisado que en Bélgica hay una proporción de 85 por ciento de enfermeros frente a un 15 por ciento de médicos (la media europea es de 70 por ciento enfermeros y 30  médicos), mientras que aquí es del 40 enfermeros y 60 por ciento de médicos.

«Lo que no se puede hacer es que todo lo lleven los médicos, como hace España», según señaló Pérez, quien lamentó que algunas enfermeras solo ganen 1.000 euros.  Por eso, mantiene que se necesitan estos profesionales en todas las comunidades en los hospitales, centros de salud y centros sociosanitarios, salvo en Navarra, la única región que supera la media europea.

Según el mapa del Consejo, existen graves diferencias entre regiones, lo que pone en cuestión, a su juicio, el principio de equidad en el que se basa el sistema sanitario y así, según sus palabras, «es imposible que se pueda prestar la misma atención con la mitad de enfermeras, como sucede en Murcia o Pontevedra en relación con Navarra».

Los mejores datos entre las comunidades autónomas los obtienen, además de Navarra, el País Vasco, la ciudad autónoma de Melilla y Castilla y León. Con los peores registros están Murcia, Galicia, Andalucía, Comunidad Valenciana e Islas Baleares.

En el caso de las provincias también superan la media europea Cáceres, Álava y Soria. Por el contrario, Pontevedra, Guadalajara, Murcia, Orense y Alicante son las provincias con las peores cifras.

Por eso, según Enfermería, hace falta elaborar con precisión un informe de las necesidades reales de enfermeras que tenga en cuenta las ratios nacionales y europeas, el envejecimiento de la población, la naturalidad, la dispersión geográfica y las necesidades de enfermeras especialistas.

El porqué de la escasez

Pérez no entiende que el sistema español forme académicamente a enfermeras cuatro años y que luego no se aproveche, ya que, según sus cálculos, puede haber unas 15.000 profesionales que están trabajando fuera del país y que se van porque las condiciones económicas son mejores.

¿Y qué sucede en Navarra? Su contestación es clara: «las condiciones no son las mismas que en Murcia y Andalucía, por ejemplo».

Ante esta situación, que hizo salir a la calle a los enfermeros en junio, el Consejo lanzará desde hoy una campaña en medios de comunicación bajo el título Enfermeras, imprescindibles, un anuncio en el que se pueden ver cuatro de las múltiples situaciones en las que la intervención enfermera es clave. 

Para atención primaria

Quizá el colectivo se beneficie de la inyección monetaria que aprobó ayer el Consejo de Ministros. El Gobierno dio luz verde a una partida de 172 millones de euros que tiene como objetivo implementar el marco estratégico de Atención Primaria y Comunitaria.

La ministra de Política Territorial, Isabel Rodríguez, valoró esta inversión que viene a reforzar «la columna vertebral del estado de bienestar», como es la Atención Primaria, porque «nunca debe quedar atrás el cuidado de la salud».

«Este Gobierno tiene un claro objetivo de mantener el liderazgo para el fortalecimiento del sistema sanitario», recalcó la política tras la reunión del Ejecutivo.