scorecardresearch

El Parlamento foral apoya la reforma laboral del Gobierno

Navarra Televisión
-

La votación ha supuesto la división de los socios de gobierno del Ejecutivo navarro, así como la de los integrantes de Navarra Suma.

El Parlamento foral apoya la reforma laboral del Gobierno - Foto: PARLAMENTO DE NAVARRA

El pleno del Parlamento de Navarra ha aprobado este jueves una moción con la que se apoya la reforma laboral pactada por el Gobierno de España, la CEOE y los sindicatos UGT y CCOO.

La propuesta de resolución, impulsada por el PSN, ha dividido a los socios de Gobierno, pues mientras PSN y Podemos la han apoyado, Geroa Bai se ha abstenido. También ha dividido a los integrantes de Navarra Suma, ya que UPN no ha votado y el PPN se ha posicionado en contra, mientras que Ciudadanos se ha abstenido. EH Bildu ha votado en contra de la moción e Izquierda-Ezkerra lo ha hecho a favor.

En un primer punto, la moción pone en valor y muestra el apoyo al acuerdo alcanzado en el marco del Diálogo Social. En un segundo punto, se insta al Gobierno de España a seguir avanzando en el marco del Diálogo Social para consolidar plenamente un empleo con derechos y de calidad en nuestro país.

El portavoz socialista, Ramón Alzórriz, ha afirmado que la reforma de 2012 "contenía recortes muy duros en materia laboral" y fue realizada "unilateralmente, sin acuerdo social", llevando al sector laboral "a la más absoluta y vergonzante precariedad".

Por el contrario, ha asegurado que la nueva y "ambiciosa" reforma, acordada entre sindicatos y empresarios, permitirá "abordar y atajar los dos principales males de nuestro mercado laboral", como son la precariedad y el alto desempleo. Según Alzórriz, con esta nueva reforma se penaliza la contratación de baja duración y se incentiva la indefinida, se perfeccionan los ERTE como alternativa al despido, se impulsa el contrato de formación, y se recupera la negociación colectiva, además de "responder" a las reiteradas exigencias de Europa en este sentido.

"Cada grupo tendrá alguna objeción. También la tiene la patronal, los sindicatos, y también la tiene el Gobierno. Pero hay una máxima, que es aprobar algo que beneficia al conjunto. No hay un acuerdo si todos y cada uno no cedemos, lo otro se llama imposición y eso ya se hizo hace 8 años con esa contrarreforma que ahora queremos dejar atrás", ha apuntado.

El portavoz parlamentario de Navarra Suma, Javier Esparza, ha destacado que las formaciones políticas que han acordado esta reforman "habían repetido hasta la saciedad que iban a derogar la reforma de 2012 pero era mentira". "Después de tantos años manifestándose contra la reforma de 2012, y algunos también de la de 2010, nos traen un real decreto que, según dicen los expertos y la izquierda más radical, preserva los artículos clave de la reforma laboral de 2012", ha indicado, tras criticar la "demagogia" y el "populismo absoluto" del PSN, que "genera expectativas que luego no cumplen". Sobre la reforma en sí, ha considerado que "tiene cosas buenas pero también tiene sombras", y tras subrayar que la moción socialista "no tiene ningún sentido" porque el debate se desarrollará en el Congreso de los Diputados, ha pedido la retirada de la misma. Esparza ha subrayado que UPN decidirá su voto en el Congreso cuando corresponda afrontar esa votación.

La parlamentaria de Geroa Bai María Solana ha reconocido que "algo de bueno tiene" porque "da pasos" para evitar el "desempleo brutal" y "avanza en la limitación de los abusos de la contratación temporal", entre otras cuestiones, pero "es absolutamente insuficiente". "No es una derogación, y, en su defecto, ni siquiera es una reforma en profundidad", ha remarcado.

Por su parte, la parlamentaria de EH Bildu Arantxa Izurdiaga ha reconocido que el nuevo acuerdo "recoge aspectos positivos y en algunas materias hay avances importantes". "Pero está muy lejos de ser la derogación de la reforma laboral que llevó a cabo el Gobierno de Rajoy", ha añadido, tras criticar que no se han modificado aspectos como el abaratamiento de los despidos o el refuerzo del poder empresarial, entre otros.

En nombre de Podemos, el parlamentario Mikel Buil ha apoyado la nueva reforma porque se "avanza" en determinados aspectos. "Sería de tontos no coger estas ventajas después de tantos años perdiendo como clase trabajadora, no vamos a renunciar a ninguno de estos derechos", ha manifestado.

La portavoz parlamentaria de I-E, Marisa de Simón, ha considerado que la nueva reforma "incluye elementos positivos pero no garantiza aún la estabilidad en el empleo, ni los derechos de los trabajadores, ni un empleo de calidad". Tras calificar de "complaciente" la actitud de PSN, ha añadido que la nueva norma "es un paso adelante hacia la reversión de los recortes de esa tremenda reforma laboral de 2012 pero es insuficiente". "Es justo reconocer los avances producidos, pero es una obligación seguir reivindicando y seguir comprometidos para derogar la totalidad de aquella reforma laboral", ha subrayado.