scorecardresearch

1,4 millones para rehabilitar edificios en zonas vulnerables

Navarra Televisión
-

Ayuntamiento de Pamplona invertirá 1,4 millones de euros para subvencionar actuaciones de regeneración en edificios en "zonas vulnerables" de la ciudad. De los 70 edificios calificados, 32 ya están en obras o en fase de proyecto y 18 acabados.

1,4 millones para rehabilitar edificios en zonas vulnerables

El Ayuntamiento de Pamplona dispone este año de una partida de 1,4 millones de euros para subvencionar actuaciones de regeneración urbana en edificios enclavados en "zonas vulnerables" de la ciudad.

Según ha informado el Consistorio pamplonés en nota de prensa, este concepto engloba edificios de los años 60 que se construyeron como viviendas de 'carácter social' y que hoy lindan con zonas nuevas o con futuros desarrollos, por lo que han presentado un nivel de calidad urbana inferior a su entorno. Pese a que el concepto 'barrios vulnerables' se acuñó como tal en 2011, "trabajar sobre ese tipo de edificaciones ha sido una constante del esfuerzo inversor municipal que comenzó con la línea de ayuda al Grupo Urdánoz de Etxabakoitz, en el año 2000".

Hoy están calificados así el Grupo Urdanoz, el Grupo Oscoz (Rochapea), Santa Engracia, la zona más próxima al nuevo parque de San Jorge, las llamadas 'Casas de la Diputación' en la carretera de Sarriguren y la Colonia San Miguel (Txantrea). A ellos hay que sumar las viviendas de San pedro (Rochapea) que son de propiedad municipal y en las que está habiendo actuaciones continuas para destino de alquiler de vivienda social.

En todos ellos es preciso rehabilitar con criterios de mejora, tanto de eficiencia energética, como de accesibilidad. En estos momentos hay 32 edificios ya en obras o en fase de proyecto: en la manzana de Casas de Gridilla (4) y diferentes bloques de San Jorge (4), el Grupo Oscoz (8) y Carretera de Sarriguren (6) y otros 10 en la Colonia San Miguel (Txantrea). Del total de 70 edificios calificados así, ya se han acabado completamente las obras en 18 (calle ferrocarril, Ave María, Lezkairu y San Jorge).

Colaboración público-privada por el bien de la ciudad

En los últimos siete años el Ayuntamiento de Pamplona ha destinado 1.908.583 al apoyo a la rehabilitación de este tipo de viviendas de propiedad privada, en una muestra de colaboración público-privada que cumple dos objetivos de forma simultánea: las comunidades de vecinos, y en definitiva las personar propietarias, obtienen una mejora sustancial de las condiciones de su vivienda y de su calidad de vida, y el Consistorio mejora el tejido urbano consolidado adecuando la ciudad a la normativa y a las expectativas creadas sobre una ciudad moderna, todo ello unido al carácter medioambiental de las actuaciones, que buscan el objetivo de reducir el consumo energético de los edificios.

El sistema se basa en otorgar ayudas económicas para las obras en envolvente térmica, accesibilidad, eficiencia energética (también -en determinadas condiciones- sustituciones de calderas de gas individuales) y adecuación funcional o estructural, en las que se subvenciona un porcentaje del presupuesto protegible (que va del 25% al 40% según sobre qué incida la obra), siempre con un tope máximo por vivienda. Pero, además, el Consistorio pone a disposición de las comunidades un servicio de cesión de andamios por un plazo máximo de 120 días, además de unos préstamos 'blandos' para aquellas personas propietarias o usuarias que no tengan recursos económicos suficientes para encarar el proceso de rehabilitación del edificio.

Un sistema "basado en el acuerdo"

Aunque la previsión presupuestaria de este año llegue a los 1,4 millones de euros, son las comunidades de vecinos de los edificios afectados los que marcan el ritmo, ya que, antes de ejecutar las obras, deben aprobar un Proyecto de Intervención Global (PIG) en el que, a través de la participación de los propietarios de los edificios, se fijan las soluciones constructivas que se aplicarán en la rehabilitación, entre ellas un modelo de fachada homogéneo para un grupo de edificios.

Una vez que el Ayuntamiento y Gobierno de Navarra aprueben ese Proyecto de Intervención Global, el documento sirve como base para los proyectos de rehabilitación de cada edificio y proporcionan un escenario óptimo de ayudas para las comunidades de propietarios afectadas.

Posteriormente, los convenios suscritos con cada comunidad a la hora de acometer la rehabilitación compromete las ayudas a conceder, porcentajes de subvención, plazos de ejecución, calendario de pagos, etc. Este impulso económico del Consistorio a los propietarios privados se viene a sumar a las subvenciones que les puedan corresponder en otras las líneas genéricas de ayudas provenientes del Gobierno de Navarra y del Gobierno de España.