Golpe a la mayor red de tráfico de drogas sintéticas en España

EFE
-

La organización internacional estaba afincada en Barcelona, Málaga e Ibiza y se encargaba de producir y suministrar la mayor parte de sustancias que se consumen en el país. El valor del material incautado asciende a 14 millones de euros

La Guardia Civil y la Policía Nacional han desarticulado la red criminal con mayor potencial de elaboración y tráfico de drogas sintéticas en la historia del narcotráfico en España en una operación que se ha saldado con 11 detenidos y la segunda mayor aprehensión de este tipo de sustancias en Europa, valorada en 14 millones de euros.

La delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera, ha explicado en una rueda de prensa que se trata de una organización internacional afincada en Barcelona, Málaga e Ibiza que se encargaba de elaborar y suministrar la mayor parte de drogas sintéticas que se consumen en España, especialmente en el arco mediterráneo.

La operación Latrans-Girasol-Muhlberg ha permitido arrestar a 11 sospechosos -ocho de los cuales han ingresado ya en prisión-, intervenir altas cantidades de MDMA, anfetaminas, cristal, LSD, cocaína rosa, hachís y marihuana, y ha llevado a desmantelar dos laboratorios clandestinos en Barcelona.

 La delegada del Gobierno, Teresa Cunillera (c), junto al jefe superior de policía nacional en Cataluña, José Antonio Togores (i) y el general jefe de la Guardia Civil, Pedro Garrido (d) La delegada del Gobierno, Teresa Cunillera (c), junto al jefe superior de policía nacional en Cataluña, José Antonio Togores (i) y el general jefe de la Guardia Civil, Pedro Garrido (d) - Foto: Marta Pérez

En concreto, han sido decomisados 200 kilos de MDMA (827.000 pastillas), 39,5 kilos de cristal, 76 kilos de sulfato de anfetamina, 217 litros de anfetamina líquida -con capacidad para producir 738 kilos de sulfato de la misma sustancia-, 2.000 dosis de LSD, 1,65 kilos de cocaína rosa, además de 310 kilos de hachís y 89 kilos de marihuana.

También se han aprehendido 126 litros de ácido sulfúrico, seis litros de ácido clorhídrico, tres litros de acetona, 20 kilos de sustancia de corte y 25 litros de diversos líquidos precursores para la fabricación de diversas drogas sintéticas.

Tal como ha detallado el inspector jefe de la sección de drogas sintéticas y precursores de la Brigada Central de Estupefacientes de la Unidad Central de Droga y Crimen Organizado (UDYCO) de la Policía Nacional, Alejandro Martín, el precio de estas sustancias en el mercado ilícito oscilaría alrededor de los 14 millones de euros.

Martín ha destacado así el "alto valor" del "doble golpe policial" que han dado a la organización al arrestar a sus miembros y desmantelar su infraestructura, imposibilitando que continúen con el proceso de fabricación de drogas sintéticas.

Por otro lado y según han señalado en rueda de prensa mandos policiales, la "profesionalizada" organización tenía su sede principal en Barcelona, donde almacenaban la droga que llegaba de Holanda, tanto en pastillas de MDMA -éxtasis- como en anfetamina -speed- líquida para su posterior fabricación en los laboratorios, que luego se distribuía a otros puntos del territorio español.

Para financiar las sustancias, los miembros de la red, cuyas edades oscilaban entre 40 y 55 años, enviaban a Holanda y al Reino Unido grandes cantidades de hachís y marihuana procedentes de Málaga y de Barcelona, que se transportaban en transformadores eléctricos trifásicos manipulados y que lograban cruzar las fronteras bajo la apariencia de mercancía lícita con coches clásicos.

Estos transformadores disponían en su interior de un doble fondo con capacidad para trasladar cientos de kilos de droga y estaban dotados de un sofisticado sistema de apertura ideado para imposibilitar su descubrimiento y asegurar la ocultación de las sustancias.

Una vez entregaban en Holanda los fardos de hachís o las bolsas envasadas al vacío con marihuana, aprovechaban el viaje de vuelta de los mismos transformadores para transportar la droga sintética hacia España, donde los denominados "cocineros" la procesaban en los laboratorios barceloneses.

La investigación, que ha durado un año, ha desvelado también que la banda -formada por holandeses, españoles, rumanos, colombianos e italianos- contaba con viviendas logísticas para la posterior distribución de la droga, una tarea para la cual utilizaban coches de alquiler y vehículos con doble fondo.

Usaban además móviles de mensajería cifrada para comunicarse, con dispositivos de bloqueo, borrado y cifrado, provistos de un botón del pánico para que se eliminar el contenido de los teléfonos en caso de que éstos fueran intervenidos.

La primera fase de la operación se llevó a cabo el pasado octubre, tras detectar una "actividad inusual" en una lujosa casa de la localidad de Bigues i Riells (Barcelona), que resultó ser un laboratorio y un importante centro de almacenaje de droga, cuyas existencias habían aumentado considerablemente por la caída de la demanda a raíz del confinamiento y el cierre de discotecas por la pandemia.

"No nos cabe ninguna duda de que haber aprehendido tal cantidad de droga se debe a que no había tenido salida durante este verano", ha detallado el inspector jefe del grupo primero de la sección de estupefacientes de la Policía Nacional en Barcelona, quien ha resaltado que desmantelaron también un laboratorio en Barcelona y arrestaron a dos "cocineros", figuras clave en la organización.

Estos miembros eran contratados puntualmente, de manera que se desplazaban a España para fabricar las drogas y regresaban luego a sus domicilios en el exterior: "Esto se repitió en incontables ocasiones durante varios años", ha aseverado, por su parte, el capitán jefe de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de Guardia Civil en Barcelona.

Tras el golpe policial, la red se trasladó a Andalucía, donde ya contaba con infraestructura y donde la policía descubrió que estaban preparando un transporte de cannabis a Holanda y Reino Unido que interceptaron en la frontera de Irún (Guipúzcoa) con Francia.

Con esta información, practicaron también diez registros en viviendas de lujo y ubicaciones logísticas en Málaga, Ibiza y Barcelona, donde los miembros de la banda tenían propiedades desde hacía años, logrando así detener a todo el escalón intermedio de la organización, incluido el jefe, de nacionalidad holandesa.

Además de droga, la policía decomisó dos armas de fuego -un revólver y una pistola semiautomática-, dos granadas de mortero, un machete, ordenadores, teléfonos encriptados con sus dispositivos de cifrado de mensajería, cinco vehículos y tres embarcaciones de recreo -dos motos de agua y un barco-.

Los investigadores bloquearon paralelamente 23 cuentas bancarias vinculadas a todos los miembros de la organización detenidos, a los que se les acusa de tráfico de drogas, pertenencia a organización criminal y tenencia ilícita de armas.