scorecardresearch

El fuego de Ávila mejora, casi sin focos activos

EFE
-

El incendio ha arrasado ya cerca de 1.000 hectáreas de monte y los vecinos continúan desalojados como medida preventiva y para facilitar la aplicación de técnicas de contrafuego

El incendio forestal que afecta desde el pasado viernes al monte de Santa Cruz de Valle (Ávila) y otros municipios cercanos está aún sin control ni estabilización y, aunque la situación ha mejorado en las últimas horas y no hay casi foco activo, los técnicos tienen temor a posibles reproducciones de la llama como consecuencia de las elevadas temperaturas y la orografía.

Así lo ha planteado este lunes en declaraciones a los medios de comunicación el jefe de jornada del operativo, Carlos Mendiguchía, acompañado del delegado territorial de la Junta en Ávila, José Francisco Hernández, quien ha considerado que se trata del primer día de balance positivo, tras varias jornadas en las que las condiciones han dificultado las labores de extinción.

Con el frente del fuego a unos 5 kilómetros del municipio de Pedro Bernardo y sin riesgo de que las llamas lleguen hasta el núcleo de población, los desalojados de una urbanización más cercana al fuego seguirán sin retornar como medida preventiva y para facilitar la aplicación de técnicas de contrafuego que realiza el operativo en las inmediaciones.

El fuego de Ávila mejora, casi sin focos activosEl fuego de Ávila mejora, casi sin focos activos - Foto: RAÚL SANCHIDRIÁNNo obstante, el delegado territorial ha remarcado que el incendio "sigue sin estar controlado ni estabilizado", pese a que el jefe de jornada ha reconocido que "no existe casi foco activo".

Sin embargo, ambos han coincidido en que las elevadas temperaturas, con una previsión de entre 37 y 38 grados al sur de la provincia de Ávila, y la posibilidad de que sople el viento hacen necesario que el operativo se mantenga activo y alerta para prevenir posibles reproducciones.

En este sentido, el control del incendio no se espera hasta antes de una semana, en palabras de Mendiguchía, quien pese a esto ha reconocido que es "relativamente optimista" sobre la evolución del fuego si la situación actual persiste.

El delegado territorial ha apelado a la prudencia a la hora de acometer la extinción, dadas las cambiantes condiciones que se encuentran los profesionales, y ha puesto el ejemplo de esta pasada noche, cuando un grupo de unos treinta miembros del operativo se han visto "sitiados" por las llamas, aunque no ha habido heridos.

La Junta de Castilla y León mantiene la estimación de cerca de 1.000 hectáreas de monte arrasado por las llamas, aunque se trata de estudios preliminares que se concretarán cuando los técnicos puedan trabajar sobre el terreno para delimitar la superficie.