Los expertos descartan un terremoto catastrófico en Navarra

Navarra Televisión
-

El geólogo e investigador Antonio Aretxabala ha descartado que Navarra pueda sufrir un temblor catastrófico, ya que la comunidad se asienta sobre un terreno muy fragmentado, con muchas fallas, pero de pequeño tamaño.

Los terremotos, la mayoría de ellos con epicentro en la localidad de Lizoain, han llegado esta madrugada a 4,4 y 4,6 grados de intensidad, lo que, según ha explicado Aretxabala a Efe, supone la liberación de más energía que la de la bomba nuclear de Hiroshima.

"No tenemos que asustarnos, porque no va a haber terremotos catastróficos, puesto que las fallas no dan para cosas como las de Japón o las de California", zonas sobre placas en subducción que provocan terremotos de gran intensidad, ha señalado el geólogo, exprofesor de la Universidad de Navarra.
Un geólogo descarta un terremoto catastrófico en NavarraUn geólogo descarta un terremoto catastrófico en Navarra - Foto: EFEM0396
En Navarra, ha comentado, "tenemos fallas chiquitinas, muchas, muy pequeñas, vivimos en una zona en la que la corteza está muy fracturada. Es como una serie de fichas de dominó tiradas de forma horizontal encima de la mesa y, cuando mueves una, se mueven las de cerca, por eso es tan contagiosa aquí la sismicidad".

Sin embargo, ha indicado, en Chile, Japón o California, "lo que tenemos son terremotos muy profundos, fallas muy grandes, que generan terremotos de escala 7 u 8 que aquí es imposible que se puedan dar".

Aretxabala ha comentado que esta repetición de terremotos se conoce como "enjambre sísmico", que es la recurrencia de temblores en un intervalo de tiempo que puede ser de semanas, meses o años, en una zona determinada.

El "enjambre sísmico", ha apuntado el geólogo, se diferencia del terremoto habitual (un temblor principal precedido de movimientos "premonitorios" o seguido de réplicas), en que "aquí no se puede distinguir cuál es el principal" y cuáles los secundarios.

El geólogo ha comparado el "enjambre" con un plato de espaguetis, ya que "es muy difícil decir que uno es el principal y otros los secundarios, porque paran, luego vuelven, luego se reactivan".

Aretxabala, quien ha considerado que éste es "el enjambre más denso y de más intensidad en Navarra desde que hay registros", ha destacado que "lo que hemos pasado esta noche en Pamplona, que ha temblado la ciudad varias veces, debe ser muy parecido a lo que vivieron en 1903, pero entonces no había sismógrafos y sobre todo no había ni escala de Richter".

Otros "enjambres sísmicos" importantes ocurridos en Navarra, ha dicho, tuvieron lugar en 1923, "cuando vino Hemingway" a Pamplona, y en 1982, "con el mundial de Naranjito", así como en 2004, 2013 y 2017, pero nada comparable a la situación actual, ya que ha habido días en los que "en 24 horas ha habido más de 70 terremotos".

El geólogo ha subrayado que "va a haber más (terremotos), eso está claro, no sabemos las intensidades ni la hora ni el sitio exacto porque eso es imposible, no hay bolas de cristal en geofísica, pero sí podemos decir que esto va a continuar una temporada y no sabemos cuándo va a parar".