scorecardresearch

Arrasate amplía sus cartas

EFE
-

Aimar Oroz fue el gran protagonista de Osasuna ante el Sevilla, que además de ser titular marcó el gol de la victoria. Otro que saltó al verde de El Sadar fue Pablo Ibáñez. Ambos futbolistas cuentan con la confianza del técnico rojillo.

Arrasate amplía sus cartas

Osasuna comenzó ayer de la mejor manera su nueva andadura en LaLiga Santander con una victoria ante el Sevilla en la que sobresalió la figura de Aimar Oroz y en la que se vivió el debut en partido oficial de Pablo Ibáñez, dos cartas que no contaban con grandes opciones a principio de pretemporada para ser titulares.

Poco antes de que diesen las 20 horas, las redes sociales del club rojillo anunciaron el once titular para recibir al cuadro de Julen Lopetegui. Entre los once elegidos llamó la atención la presencia de Oroz, un chaval de 20 años que supo desde el día anterior su debut como titular.

Arrasate amplía sus cartasArrasate amplía sus cartas

Arrasate citó a los suyos el 8 de julio para comenzar a preparar su regreso. El atacante estaba entre los elegidos para dar razones a su entrenador de que ya estaba listo para el primer equipo tras un curso brillante con el Promesas en Segunda RFEF, equipo con el que metió 11 tantos en 32 jornadas, siendo su estandarte y referencia.

Jugó 81 minutos en los que demostró valentía, desparpajo y calidad. Parecía que llevase jugando cinco temporadas con los mayores, pero no, era su estreno frente a un Sadar que rozó el lleno y que llevó en volandas al equipo.

Él inicio el tanto del Chimy Ávila abriendo en banda para Rubén Peña, pero lo mejor estaba por llegar.

El partido estaba abierto, Osasuna seguía buscando la meta rival y en una de esas ocasiones Papu Gómez cometió penalti. Roberto Torres, habitual lanzador de penaltis no tuvo minutos. Moi Gómez era el encargado, pero decidió cedérselo a Chimy Ávila antes de que este recibiera la petición por parte de Oroz. El balón entró tras tocar en Bono y ambos futbolistas se fundieron en un abrazo que dio lugar a instantáneas para el recuerdo.

No fue la única nota positiva de la noche. El protagonista del partido salió ovacionado a nueve del final para dar entrada a otro de los chicos que quiere sentirse importante. Fue un cambio cargado de simbolismo. Tajonar al poder.

Pablo Ibáñez dio de qué hablar durante los partidos de verano para ganarse la oportunidad de debutar oficialmente con Osasuna.

No tuvo mucho tiempo para mostrar sus credenciales debido a lo ajustado que se encontraba el electrónico, pero lo cierto es que no dudó en derrochar carreras a priori innecesarias para presionar la salida de un Sevilla que no tuvo su mejor día al tener en frente a un Osasuna correoso.

La de ayer fue la primera cita de 38 para que Arrasate vuelva a certificar una nueva permanencia, la cuarta consecutiva. Para ello contará con un medio campo plagado de jugadores con diferentes alternativas.

Moncayola y Lucas Torró son fijos para el técnico vasco. Moi Gómez dejó buenas impresiones ante su nueva afición y Kike Barja mostró su juego, desborde y trabajo al servicio de los suyos. Darko tuvo minutos, pero todo hace indicar que este año no tendrá tan barato ser titular, algo que el año pasado hizo con asiduidad. Javi Martínez e Iker Benito no tuvieron minutos y Rubén García no entró en la convocatoria.

Uno de los culebrones del verano será la salida o continuidad de Roberto Torres. La participación del capitán ha decaído notablemente en los últimos años y parece que esta situación no irá a mejor durante esta temporada.

Además, la opción de que Rubén Peña y Manu Sánchez ocupen posiciones más ofensivas empeoran la situación del de Arre.

Lo que está claro es que Osasuna cuenta con una plantilla amplia, competitiva, y mejorada, como dijo hace unos días el director deportivo Braulio Vázquez.

Habrá que ver cómo gestiona Arrasate el sistema de rotación para mantener a su plantilla enchufada y motivada ante la gran competencia que se vivirá hasta final de Liga.