Diego Carlos y De Jong acaban con la buena racha de El Sadar

Gonzalo Velasco
-

0
Osasuna
2
Sevilla
Finalizado
Oier pudo adelantar a los rojillos en el minuto 3 pero su cabezazo se topó con el palo de la portería de un Bono que apenas tuvo trabajo. Osasuna estuvo bien pero falto de mordiente arriba.

Diego Carlos y De Jong acaban con la buena racha de El Sadar

A pesar de probar con dos delanteros, Calleri y Budimir, durante la semana, el técnico rojillo, Jagoba Arrasate, se decantó por el goleador croata en solitario; reforzando así el centro del campo con Torró, Oier y Moncayola. El resto del equipo que saltó de inicio al estadio de El Sadar fue el esperado con Manu Sánchez como lateral izquierdo después de las molestias sufridas por Juan Cruz tras la entrada de Chimy Ávila en uno de los entrenamientos. Barja y Rubén García ocuparon las bandas.

Los navarros buscaron enlazar su tercera victoria consecutiva en Liga, cuarta en cinco partidos, y tercera también seguida en el estadio de El Sadar; lo que le permitió tener la oportunidad de distanciarse en hasta siete puntos con respecto al descenso que ocupaba hace escasas jornadas. No obstante la empresa no era sencilla pues los rojillos recibían en Pamplona al conjunto más en forma del campeonato por sus cinco triunfos enlazados en otras tantas jornadas. Ocampos fue la principal ausencia en el esquema de Lopetegui que, no obstante, sacó en el equipo titular a algunos de los futbolistas que mantuvieron con vida a los hispalenses en Champions ante el Borussia de Dortmund (2-3) en el cuarto partido consecutivo en el Sánchez Pizjuán entre todas las competiciones que está disputado la escuadra andaluza. Así, el técnico vasco sentó en el banquillo a su goleador En- Nesyri (13 goles), Rakitic o su último fichaje, ‘Papu’ Gómez. En la zaga no dio descanso a la dupla Koundé- Diego Carlos.

Precisamente un mal despeje de cabeza del segundo propició que Moncayola cazara el rechace en el primer minuto de encuentro; aunque el disparo del canterano de Garínoain se marchó alto. Osasuna salió presionando arriba al Sevilla y así estuvo a punto de marcar dos minutos después cuando Oier remató un centro por la izquierda de Rubén García. Sin embargo, el cabezazo del capitán, que llegó muy bien desde la segunda línea, dio en el palo y se fue por línea de fondo. Esa clara ocasión rojilla despertó al Sevilla que comenzó a asumir el mando del choque. Munir disparó cruzado raso aprovechando un despeje de Aridane en el 12 que encontró la respuesta de Sergio Herrera. El portero burgalés ya le había parado un disparo a bocajarro al ex del Barça en una oportunidad que quedó invalidada por fuera de juego.

El mazazo llegó en el minuto 19 cuando Diego Carlos, libre de marca en una defensa zonal de un córner, envió el esférico al fondo de la red de Osasuna para adelantar al Sevilla. No obstante, los locales continuaron a lo suyo ejerciendo una presión alta y, tras una fase en la que los hispalenses parecían tener controlado el partido al manejar la posesión, los rojillos comenzaron a llegar a zona atacante aunque sin llegar a crear peligro sobre el marco de Bono.

El partido se reanudó en la segunda parte con un disparo alto de Suso. Justo después, a los cinco minutos, llegó el segundo tanto visitante. Recuperación de Fernando en la medular, tras un mal control de Torró, el brasileño progresó unos metros hasta que en zona de tres cuartos abrió a la banda izquierda donde Munir sacó un centro raso que remató De Jong en área pequeña tras adelantarse a Aridane. Jarro de agua fría para un Osasuna que no estaba realizando un mal partido pero en el que apenas inquietó a Bono.

Osasuna no pudo con la férrea defensa andaluza

Jagoba Arrasate quiso revolucionar el choque con un triple cambio en el 64. Sacó a los jugadores de banda, Barja y Rubén García, para jugar con dos delanteros dando entrada a Calleri y Torres. Además, Brasanac reapareció en lugar de Oier. Lopetegui reaccionó acto seguido introduciendo a dos futbolistas de refresco como Rakitic y Aleix Vidal por Óliver Torres y Suso. Osasuna protagonizó una buena acción colectiva en la que Brasanac acabó recibiendo un esférico en la frontal del área. El serbio, en lugar de chutar a portería, optó por un infructuoso pase a Budimir que evidenció la falta de tino rojillo en los últimos metros. Como también le ocurrió a Calleri en un saque de esquina de Torres a diez minutos para la conclusión. Justo después, Papu Gómez, recién entrado al césped, estuvo a punto de marcar pero Herrera sacó una buena mano para evitarlo.

Osasuna acabó el partido con un ‘9’ de referencia pues Budimir abandonó el terreno de juego a seis minutos para la conclusión para dejar su sitio a Adrián. El asturiano está teniendo menos protagonismo esta campaña y sólo marcó en la primera jornada en Cádiz. Un tanto, eso sí, que dio los tres puntos a su equipo en el estreno liguero. No obstante, los navarros no volvieron a crear una ocasión de peligro y vieron cómo la racha de El Sadar se interrumpía ante un Sevilla que se alzaba con la tercera plaza. 

A pesar de la derrota, Osasuna mantiene los cuatro puntos de ventaja sobre el descenso y este sábado visitan al Alavés en Mendizorroza donde intentarán enlazar su segunda victoria consecutiva lejos de Pamplona.