Simeone y Koeman, un duelo de los 90

Agencias
-

Los dos técnicos se enfrentaron como jugadores en cuatro ocasiones, con balance favorable al azulgrana

Simeone y Koeman, un duelo de los 90

Ahora entrenadores de referencia, Diego Simeone y Ronald Koeman estrenan mañana un enfrentamiento en el banquillo que rememora la década de los 90, cuando el argentino, en el Atlético de Madrid o el Sevilla, y el holandés, en el Barcelona, compitieron sobre el terreno hasta en cuatro ocasiones, con un balance ajustado y favorable para el exfutbolista azulgrana: dos a uno, además de un empate.
Koeman, el ‘héroe de Wembley’ por aquel golazo de falta que le dio la primera Copa de Europa al Barça el 20 de mayo de 1992 contra la Sampdoria (1-0) en el mítico estadio inglés, llegó desde el PSV al conjunto culé en enero de 1989. Defensa, pero también medio centro, ganó cuatro Ligas y una Copa del Rey de azulgrana hasta su adiós en 1994-95, rumbo al Feyenoord de su país.
Simeone, siete años menor que Koeman, llegó a la Liga española en 1992, contratado por el Sevilla de su compatriota Carlos Bilardo desde el Pisa italiano. También le dirigió Luis Aragonés en el club andaluz, en el que militó de 1992 hasta 1994. Cuatro veces se enfrentaron en España Koeman y Simeone sobre el césped. Dos con el argentino en el Sevilla. Las dos fueron en 1993-94, con un empate sin goles en el Ramón Sánchez Pizjuán y la victoria del holandés en el Camp Nou por 5-2, aunque el defensa partió como suplente. Sí fue titular en ambos el internacional albiceleste.
Y otras dos con el Atlético de Madrid. Una fue en la Liga, en el curso 1994-95, el último de Koeman en el Barcelona. El 8 de octubre de 1994 en el Camp Nou, con el holandés en el centro de la defensa azulgrana, junto a Ferrer, Abelardo y Sergi, y con el argentino en el medio campo colchonero, junto a Caminero, Vizcaíno y Pirri, el Barcelona se impuso por 4-3 en un partido trepidante entre ambos.
El otro duelo con los dos en el campo, el 7 de febrero de 1995, lo ganó Simeone. También fue en el Camp Nou, pero en la Copa del Rey. El resultado, en los octavos de final, fue rotundo: 1-4. Y eso que el Barcelona de Cruyff marcó primero. El empate lo puso el ‘Cholo’, de penalti y tras la expulsión de Julen Lopetegui.
Oblak, optimista. Por su parte, y ya en la actualidad, el portero esloveno del Atlético de Madrid, Jan Oblak, explicó que ve «muy bien» a su equipo, ya que ha empezado la temporada «jugando bien y marcando muchos goles», por lo que llega con esperanza, aunque es consciente de «lo difícil que es ganar al Barcelona», valoró.
«Tenemos que pensar en nosotros, hacer nuestro trabajo y jugar con la máxima intensidad», deseó.