La importancia de la reflexión

María Jesús Álava
-

Aunque la mente siempre está funcionando, esto no significa que los pensamientos tengan un orden. Para entrenarla está la meditación

La importancia de la reflexión

Aunque nos cueste creerlo, nuestra mente siempre está trabajando y nuestros pensamientos se suceden uno detrás de otro. No obstante, no es lo mismo pensar y reflexionar de forma consciente, que tener pensamientos espontáneos. La reflexión es la fuente del conocimiento, potencia nuestra libertad de actuación, nos permite corregir nuestros errores, favorece la adopción de las mejores decisiones y selecciona los comportamientos que serán vitales en nuestra vida y nos harán crecer día a día.

Cuando nos acostumbramos a reflexionar, hacemos que nuestras experiencias estén llenas de aprendizajes. Cada persona tiene su propio biorritmo natural. Unos se sentirán más ágiles a primeras horas de la mañana, otros por la tarde y muchos por la noche. Una vez que somos conscientes de cuál es nuestro momento, estableceremos nuestros 30 minutos de reflexión.

Una buena opción puede ser pensar y reflexionar mientras caminamos; de esa forma habremos introducido dos hábitos saludables en nuestra vida diaria.  A la mayoría, el ejercicio físico moderado les ayuda a reflexionar. Además, resultará más sencillo tomar distancia de los problemas mientras caminamos.

    

Ventajas de ser reflexivo:

- Las personas reflexivas aprenden de cualquier acontecimiento, propio o ajeno.

- Sus análisis los realizan desde la razón y la lógica, no desde el impulso y la irracionalidad.

- Tienden a conservar la calma en medio de las dificultades.

- Controlan mejor sus emociones negativas y saben cómo favorecer las positivas.

- Se anticipan a los hechos.

- Son proactivas, planifican sus objetivos y dirigen sus esfuerzos a conseguirlos.

- Les resulta más sencillo superar las dificultades y se recuperan con más facilidad ante las circunstancias adversas.

- Son más ágiles y rápidas cuando hay que buscar soluciones.

- Son creativas a la hora de superar problemas.

- Infunden seguridad.

- Tienen más autoconfianza.

- Conocen sus puntos fuertes y débiles y, además, saben actuar en consecuencia.

- Suelen ser buenos observadores, por lo que consiguen adaptar y ajustar sus estrategias a la realidad de cada momento.

- Resultan estimulantes para sus interlocutores.

Características de las personas poco reflexivas:

La diferencia entre las personas reflexivas y aquellas que actúan desde la impulsividad, es tan importante que frecuentemente marca la frontera entre el éxito y el fracaso.

Confucio decía: «Aprender sin reflexionar es malgastar la energía». A pesar de ello, aunque nos pueda costar creerlo, hay quienes pasan por la vida sin apenas reflexionar. Si las examinásemos en profundidad, veríamos que la mayoría de estas personas poco reflexivas presentancaracterísticas comunes:

- Tienden a ser impulsivas en sus conductas.

 -Son poco objetivas cuando realizan sus análisis.

- No controlan adecuadamente sus emociones.

- No aprenden de sus experiencias.

- Son poco fiables para las personas de su entorno.

- Sus comportamientos resultan imprevisibles.

- Su visión y su actuación es a muy corto plazo.

- Ante los fracasos suelen echar las culpas a los demás o a las circunstancias. Difícilmente asumen sus responsabilidades.

- Son poco flexibles en sus planteamientos.

- Les cuesta escuchar activamente.

Como conclusión: Dedica cada día unos minutos a pensar, a reflexionar y meditar. Recuerda que la vida sin reflexión es como un barco sin timón que navega a la deriva, con el riesgo de naufragar. Por muy complicada que sea tu existencia, no dejes de reflexionar, porque entonces dejarías de respirar.