Los demonios de las finanzas

Ramiro González
-

Movistar ofrece la serie 'Devils', un 'thriller' económico que engancha al espectador desde el comienzo con una trama realista

Los demonios de las finanzas

«El mayor engaño del diablo es hacernos creer que no existe». Esta es la frase que abre esta producción a medias de la plataforma Sky y Orange y que comparte varias nacionalidades, americana, italiana e inglesa. Un trabajo internacional que nos trae la crónica de los últimos 10 años en Europa. De cómo unos pocos terroristas financieros autoproclamados nuevos dioses, quebraron un continente y decidían con superioridad moral qué países debían caer o no. Se trata de una serie titulada Devils, cuya primera temporada ya está disponible en Movistar.

Massimo Ruggiero (Alessandro Borghi) es un joven trader en uno de los bancos más importantes de Inglaterra. Rodeado de lujo, de unos camaradas que le apoyan en todo momento y de un jefe al que considera un mentor, no se plantea en ningún momento que su vida puede cambiar en cuestión de un solo día. Massimo es admirado y envidiado a partes iguales. Ha conseguido una gran operación con la que le ha dado grandes beneficios al banco. Todo es celebración. Pero entonces, la dicha se convierte en asombro, en incredulidad. Un compañero impacta contra el suelo del hall del edificio, creando un gran charco de sangre. Y todo empieza a cambiar.

Massimo entonces sufre una transformación, como si se tratara del protagonista de Matrix, que ha tomado su pastilla roja. Sus ojos perciben en este instante que no todo pinta bien en ese lugar, y que su jefe y mentor, Dominic Morgan (un estupendo Patrick Dempsey, conocido por su aparición en Anatomía de Grey), oculta unos cuantos secretos. Todo esto, rodeado a su vez por los corralitos argentinos, por la primavera árabe que acabó con Gadafi, por los tejemanejes del Banco Central Europeo controlado por Ángela Merkel y los intereses espurios de estos nuevos autoproclamados Dioses del Nuevo Orden Mundial. Esos que quiebran países, que arruinan a las personas, que les roban el dinero que han ganado con su trabajo, para poder adquirir no más dinero, sino más poder.

Morgan es la personificación de esos individuos sin escrúpulos, borrachos de poder, que además actúan como si fueran una logia de una secta. Pero Massimo no está solo en su lucha por descubrir la verdad. Le acompañarán sus fieles compañeros, así como una joven periodista llamada Sofía Flores (Laia Costa), quien también esconde una buena dosis de secretos. Lo que demuestra la creación del director Nick Hurran es que, sin duda, ese mundo al que nos quieren llevar, es ese en el que no hay disenso posible: o estás con nosotros o contra nosotros.

 

Ansias de poder

Todos los personajes que recorren la serie ocultan de alguna manera sus ansias de poder particulares, de tal forma que la sensación que deja el relato es bastante pesimista. De hecho, este crítico no recuerda una propuesta similar que le haya podido generar tal cantidad de repugnancia, no por la calidad de la misma, que es sensacional, sino por el fondo de lo que se relata. Porque la sensación que deja es de que no hay esperanza en el futuro. Pero el espectador avezado se dará cuenta de que sí que la hay, y está en las personas alejadas de ese mundo corrompido. Devils es una gran serie, muy ilustrativa y para todos aquellos aficionados a los thrillers económicos, un producto muy interesante.