Fallece Javier Hervada, canonista prestigioso del siglo XX

NATV
-

El catedrático de Derecho Canónico de la Universidad de Navarra Javier Hervada, considerado uno de los canonistas más prestigiosos del siglo XX, ha fallecido este miércoles en Pamplona.

Fallece Javier Hervada, canonista prestigioso del siglo XX - Foto: ARCHIVO

Así lo ha comunicado la Universidad de Navarra, en la que desarrolló la mayor parte de su carrera académica, un centro al que estuvo vinculado desde 1957.

Nacido en Barcelona el 7 de febrero de 1934, obtuvo la licenciatura en Derecho en la Universidad de Barcelona (1951-1956) y el grado de doctor en Derecho en 1958 en la Universidad Central de Madrid. Posteriormente se licenció en Derecho Canónico en la Universidad de Navarra, donde también defendió la tesis en 1962.

En 1964 consiguió la cátedra en esta disciplina en la Universidad de Zaragoza, en cuya Facultad de Derecho era antes adjunto; situación que hacía compatible con la docencia en las facultades de Derecho y Derecho Canónico de la Universidad de Navarra.

Desde 1965 fue profesor ordinario de Derecho Canónico en este campus de Pamplona; y desde 1981, ordinario de Derecho Natural y Filosofía del Derecho. También impartió ambas disciplinas en el Ateneo Romano della Santa Croce, en Roma, de 1985 a 1990.

Entre las funciones de gobierno académico que desempeñó, se encuentran las de decano de la Facultad de Derecho de la Universidad de Navarra, de 1973 a 1984, y vicedecano de la de Derecho Canónico de 1991 a 1993.

El Ministerio de Justicia español le concedió en 1998 la Cruz de Honor de la Orden de San Raimundo de Peñafort. En 1999, Juan Pablo II lo nombró Caballero Comendador de la Orden de San Gregorio Magno y en 2002 recibió el doctorado honoris causa en la Facultad de Derecho Canónico de la Pontificia Università della Santa Croce.

Promovió y dirigió revistas científica y centros de investigación como el Instituto Martín de Azpilicueta o el Instituto de Derechos Humanos. Su producción científica incluye 26 libros, algunos de ellos con numerosas ediciones y traducciones, un centenar de artículos en revistas especializadas y dirigió 66 tesis doctorales. Sobre su pensamiento se han realizado varios trabajos doctorales.

“Fue lo que en la vida académica se llama, propiamente, un maestro, por la trascendencia de su pensamiento y por la abundancia de frutos de su trabajo docente y su dedicación generosa al fomento de la investigación y a la formación de investigadores”, afirma el profesor de la Facultad de Derecho Canónico Jorge Miras.