ACNUR recibe en la UPNA el Premio Jaime Brunet

Navarra Televisión
-

ACNUR, con presencia actualmente en 138 países, fue creado por la Asamblea General de la ONU para ayudar a las personas desplazadas en Europa a causa de la Segunda Guerra Mundial.

La representante en España de ACNUR, Sophie Muller, ha recibido este jueves en la Universidad Pública de Navarra el Premio Internacional Jaime Brunet a la defensa y promoción de los derechos humanos, concedido en 2019 y cuyo acto de entrega no fue posible celebrar en su día debido a la pandemia.

La ceremonia ha estado presidida por la presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet, en calidad de presidenta honoraria de la citada fundación, y por el rector de la UPNA, Ramón Gonzalo. Han asistido también la presidenta del Gobierno foral, María Chivite; el presidente del Parlamento navarro, Unai Hualde, y el vicepresidente de la Fundación Brunet, Joaquín Mencos, entre otros representantes.

Sophie Muller ha señalado, en su intervención en el acto, que es un "honor" recibir este premio y ha manifestado que "la solución satisfactoria a los problemas cuyo alcance internacional ha sido reconocido por Naciones Unidas no puede lograrse sin solidaridad internacional, pero tampoco sin la sociedad civil, sin las empresas, sin las ONG..., sin la sociedad en su conjunto, junto con las personas refugiadas".

ACNUR recibe en la UPNA el Premio Jaime BrunetACNUR recibe en la UPNA el Premio Jaime Brunet - Foto: UPNA

ACNUR, con presencia actualmente en 138 países, fue creado por la Asamblea General de la ONU para ayudar a las personas desplazadas en Europa a causa de la Segunda Guerra Mundial. En 2021 y con más de 82 millones de personas desplazadas forzosas, la Agencia de la ONU para los Refugiados cumple 70 años durante los cuales no ha dejado de brindar asistencia y protección a millones de refugiados y desplazados en todo el mundo que han tenido que abandonar sus hogares a causa de la guerra, la persecución y los conflictos que se sucedieron en distintos países y continentes. También ayuda a millones de personas apátridas en todo el mundo a quienes se les ha negado el derecho a una nacionalidad y que carecen de los derechos más básicos.

En el acto, la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, ha manifestado que acudir a esta ceremonia a Pamplona es expresión de sus "convicciones políticas y personales respecto de la defensa de los derechos humanos". Como presidenta del Congreso, ha dicho, "me corresponde tutelar los derechos de los diputados y diputadas en el ejercicio de su cargo y con ellos, la expresión de las posiciones y la voluntad de los ciudadanos y la amplitud y representatividad del debate político democrático".

Batet ha señalado que "son los valores constitucionales, compartidos con los Estados de nuestro entorno, los que vertebran nuestra sociedad y requieren ser recordados, reconocidos, protegidos y ensalzados cada día".

La presidenta del Congreso ha comentado que "hoy es más necesaria la defensa de los derechos humanos, de los excluidos, los discriminados, los pobres... de quienes necesitan ayuda de los demás, de la sociedad". "Si queremos una sociedad cohesionada, fuerte y capaz de progresar y hacer reales los valores que nos identifican, la inclusión, la cohesión social son tareas prioritarias, imprescindibles", ha dicho, para destacar así la tarea de ACNUR.

Ha expuesto que ACNUR se ocupa de "quienes están en las situaciones más necesitadas y peligrosas y defendiendo sus derechos". "En los países democráticos y desde luego en España el asilo y la protección subsidiaria no son medidas de gracia ni acciones solidarias dejadas a la voluntad de las mayorías; son auténticos derechos subjetivos reconocidos en la Constitución", ha manifestado.

Meritxell Batet ha defendido los derechos de "quienes con más frecuencia y menos justicia son tantas veces agredidos". "Porque con la misma convicción y exigencia que debo defender la libertad de discusión de los parlamentarios, debo recordar que nuestro pacto constitucional sigue incluyendo los derechos de los extranjeros, el asilo, los derechos de protección social o las obligaciones de justicia y solidaridad", ha afirmado.

El rector de la UPNA, Ramón Gonzalo, ha indicado que con el premio a ACNUR se reconoce "la labor y el trabajo de una institución que nació a raíz de la Segunda Guerra Mundial para brindar ayuda humanitaria y protección a refugiados, desplazados internos, retornados, apátridas y solicitantes de asilo en todo el mundo". "Durante más de seis décadas, ha asistido a millones de refugiados y desplazados en todo el mundo que han tenido que abandonar sus hogares a causa de los conflictos que se han sucedido en las décadas siguientes", ha dicho.

Ha destacado que ACNUR es una organización "singular", "es la organización líder de las Naciones Unidas en el Pacto Mundial para los Refugiados". "Y lo es tanto por la envergadura del problema que aborda, como por la agilidad y rapidez en su respuesta", ha comentado.

Según ha dicho, "estamos ante uno de esos casos en los que la voluntad, la convicción y resolución de una institución y, sobre todo, de las personas que están detrás de ella trabajando duramente día a día, han sido capaces de producir cambios en cientos de miles de seres humanos viviendo en condiciones inhumanas sufriendo innumerables injusticias". "Y ello sin pretender la quimera inútil de cambiar las estructuras económicas y de poder que producen y perpetúan las situaciones de injusticia, sino actuando desde la base y de forma directa sobre las condiciones de vida de las personas que las padecen", ha agregado.

Por su parte, el presidente del Parlamento, Unai Hualde, ha señalado que "la pandemia mundial nos ha trastocado nuestras vidas" y ha expuesto que "los problemas de antes de la pandemia siguen ahí y no los debemos dejar de lado, algunos de los problemas son mayores y mayor tiene que ser nuestro esfuerzo por solucionarlo". Ha destacado así la importancia del "trabajo de las instituciones, de ONG y colectivos para solucionar situaciones que merman los derechos humanos".

Ha reconocido Hualde la labor de ACNUR con los millones de refugiados y ha añadido que "la defensa de los derechos humanos es una cuestión que une a la sociedad navarra y debiera ocurrir en todo el mundo pero vemos lo que ocurre en otras partes del mundo y vemos que queda mucho por hacer". "Es fundamental ayudar a esas personas que huyen de las guerras y persecuciones en sus países de origen", ha dicho.

EN EL ACTO

El acto, al que han acudido alrededor de 150 invitados, ha comenzado a las 13 horas con el acceso a la sala de autoridades y personas premiadas. La parte musical ha sido interpretada por el cuarteto Zura Quartet.

En primer lugar, se ha procedido a la entrega de diplomas a los ganadores de los premios universitarios -destinados a alumnado de la UPNA- y de los premios a tesis doctorales relacionadas con los derechos humanos, su defensa y promoción. En el primer caso, los ganadores ex aequo en 2019 fueron Irune Bayano, Iranzu Equisoain Azcona y Hugo Montoya, mientras que en 2020 lo fueron David Garciandía, María Dolores Martínez y Angie Marcela Bejarano. En cuanto a las tesis doctorales, los premios recayeron en Lucía Serrano Sánchez (2019) y Núria Reguart Segarra (2020). En nombre de todos ellos, David Garciandía Igal ha pronunciado unas palabras de agradecimiento.

A continuación, ha tenido lugar la entrega de diplomas de las ayudas de 10.000 euros otorgadas este año por la Fundación Brunet a instituciones que en la situación de pandemia han destacado por su labor humanitaria en defensa y ayuda de las personas necesitadas en Navarra. Las galardonadas han sido Fundación Gizakia Herritar (proyecto comedor solidario París 365), Auxiliares del Buen Pastor-Villa Teresita y Asociación teléfono de la esperanza de Navarra.

El Premio Internacional Jaime Brunet al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) está dotado con 36.000 euros, diploma y una escultura conmemorativa.