Sortu decapita figuras de Felipe VI y Colón en Pamplona

Navarra Televisión
-

La formación coloca unas estatuas frente al Palacio de Navarra y las derriba para denunciar "el supremacismo del reino español".

Sortu ha celebrado este lunes un acto en Pamplona para denunciar, junto con asociaciones de inmigrantes, el "supremacismo del reino español".

Dos figuras representando al rey Felipe VI y Cristobal Colón han sido colocadas en dos pedestales ante el Palacio de Navarra, sede del Gobierno foral, y una vez sobre ellos les han puesto sendas sogas al cuello de las que varias personas han tirado hasta derribarlas y decapitarlas mientras sonaba "L'Estaca".
Sortu decapita figuras de Felipe VI y Colón en PamplonaSortu decapita figuras de Felipe VI y Colón en Pamplona
De esta forma, ha dicho Maider Lazkano, Sortu ha querido hacer visible su negativa a celebrar "el Día del colonialismo supremacista del Reino de España", a celebrar "el día de su brazo represor, su ejército y la Guardia Civil".

Sortu denuncia el Sortu denuncia el "el supremacismo del reino español"" Hoy aquí en Euskal Herria, en Iruñea, no hay nada que celebrar pero sí mucho que decir”, afirma la portavoz abertzale.

En el acto han colaborado Mujeres del Maíz (comunidad nicaragüense), Africa United, Compartiendo Raíces (comunidad ecuatoriana) y Asociación Cultural Munata (comunidad boliviana) y durante el mismo se han interpretado bailes de Ecuador y Bolivia y dos representantes de África United y Muejres del Maiz, Anabel Oyana y Jannisa Lamar, han denunciado el perjuicio que ha supuesto el colonialismo para sus pueblos y otros muchos.
Sortu denuncia el Sortu denuncia el "el supremacismo del reino español"
Para Beñat Hach Embarek, miembro también de SORTU, el 12 de octubre "es el enaltecimiento de un imperialismo en decadencia y de toda su maquinaria: la monarquía corrupta, la unidad de la patria, la represión y la Guardia Civil y el supremacismo españolista”.

Sortu denuncia el Sortu denuncia el "el supremacismo del reino español""El imperialismo español niega la verdadera democracia, no acepta a Euskal Herria como pueblo, trata a las personas de diferente manera según su procedencia o el color de su piel y utiliza la fuerza para imponernos su proyecto”, añade, y subaya que el colonialismo, la opresión, no tienen ninguna legitimidad, ni aquí ni en ningún otro lugar del mundo”.