El misterio de 'Riverdale' atrapa a los adolescentes

Jesús Piazuelo
-

A la espera del estreno de la quinta entrega en enero de 2021, Movistar + mantiene en su catálogo las cuatro temporadas íntegras de este enigmático drama basado en el cómic 'Archie'

El bar vintage ‘Pop’s Chock’lit Shoppe’ es el lugar donde se reúnen los protagonistas KJ Apa, Lili Reinhart, Camila Mendes y Cole Sprouse, el narrador.

La serie Riverdale, que Movistar ofrece las cuatro temporadas íntegras en su servicio bajo demanda, está basada en los cómic de Archie, con 60 años en los quioscos de EEUU. Es un drama intrigante que capta al público de dos generaciones, los adolescentes, a los que les ha atrapado, y a sus padres, por las referencias y paralelismos de su añorada etapa juvenil.
El seriéfilo puede sorprenderse a lo largo de la ficción, sobre todo a partir de la segunda temporada, donde tiene un paralelismo asombroso con la mítica serie Twin Peaks y ¿Quién mató a Laura Palmer?, del ilustre director David Lynch.
 La segunda tanda empieza con un cadáver asesinado, hermano de uno de los personajes más inquietantes y que más juego da, la niña rica pelirroja Cheryl Blossom (Madelaine Petch).
Pese a estar rodada en un pueblo grande, el pueblo fictio de Riverdale tiene todos los componentes americanos: el bar de carretera sesentero de comidas y batidos, el autocine, el instituto guay,  el grupo de los problemáticos, un equipo de fútbol americano y hasta un búnker.
Como en el cómic, el pelirrojo Archie Andrews (K.J. Apa) es el protagonista principal. Guapo, fuerte, capitán del equipo de fútbol y además cantante, íntimo amigo de la coprotagonista y atractiva vecina Betty Cooper (Lili Reinhart, que es imprescindible verla en el filme Estafadoras de Wall Street junto con Jennifer López), con su estética de niña buena americana, de rubia coleta y estilo recatado, que sin embargo, saca su verdadero lado rebelde. Es capaz de jugar papeles de periodista del Instituto e investigadora de cosas extrañas que suceden entre los vecinos (incluyendo su propia familia con asesinos, sectas y corrupción). 
Completa el elenco, la joven latina, hija de un mafioso encarcelado, Veronica Lodge (Camila Mendes), que recién llegada de la bulliciosa Nueva York aparenta ser snob y resulta ser una figura clave en muchos capítulos, llegando a hacerse con negocios importantes cuando no ilegales, aún siendo una estudiante. Mantiene un enfrentamiento con su padre cuando sale de la cárcel. 
El personaje más verdadero es Jughead (Cole Sprouse, uno de los gemelos de la serie Disney Zack y Cody), buscavidas que vive en el autocine hasta su cierre. Intelectual solitario y narrador de la historia mientras la escribe con su inseparable portátil. Hijo del también problemático FP Jones (Skeet Ulrich) y jefe de la banda del sur los serpientes llega incluso a ser el sheriff (si, muy Lynch, insisto). Este intérprete llega a desbancar protagonismo en muchas ocasiones a Archie, con un registro más interesante. Inconfundible con su gorro de lana con puntas a lo corona que no se quita ni debajo del agua. Le captan para un súper instituto privado por sus dotes de escritor, y acaba siendo un experto en bullying, asesinatos incluidos con escenas de mucha tensión. 
Para los pertenecientes o fanáticos de los 70, aparece el desaparecido Dylan de Sensación de vivir, el  actor Luke Perry como padre del protagonista Archie. Súper padre, jefe de sus trabajadores de la obra y aspirante a alcalde, hasta que fallece en la vida real y desaparece su personaje con capítulo homenaje para llorar incluido. En él aparece Shannen Doherty la coprotagonista Brenda también en Sensación de vivir. No hay que olvidarse de la madre de Archie Molly Ringwald (La chica de Rosa y El club de los cinco), la progenitora de Betty, Mädchen Amick de Twin Peacks, la actriz Robin Givens famosa en los 80, y la madre de Jughead, (Gina Gherso) de Showgirls.
La serie estadounidense es notable y entretenida e incluso crea dependencia, queriendo conocer las intrigas del misterioso pueblo de Riverdale. La fotografía está perfectamente cuidada y envuelve tanto a adolescentes como a sus padres, que esperan la quinta temporada, prevista para dentro de tres meses.