La tristeza inunda a los navarros

NATV
-

La suspensión de los Sanfermines de 2020 anunciada este martes por el Ayuntamiento de Pamplona ha causado un sentimiento generalizado de tristeza al que se une el temor por las consecuencias económicas de la decisión.

Se trata de una medida que con este alcance total solo se había tomado desde el siglo XIX en cinco ocasiones por otras tantas guerras, aunque no por su excepcionalidad era menos esperada en los círculos políticos y económicos, como también en los entornos festivos.

Sin embargo, contar con que podía suceder no impide que sea algo doloroso por la intensidad con la que la capital navarra vive cada año del 6 al 14 de julio junto a miles de visitantes las fiestas en honor de San Fermín.
Tristeza entre los navarros por no anudarse 'el pañuelico'Tristeza entre los navarros por no anudarse 'el pañuelico' - Foto: Jesús Diges
Pero la crisis sanitaria provocada por el coronavirus y la responsabilidad de las autoridades para evitar contagios y un repunte de la pandemia han podido más que todo, y ahora la hostelería de la ciudad se sitúa ante "un drama" y las peñas ya están pensando en algún acto para el mediodía del 6 de julio, la hora en la que debería lanzarse el chupinazo.

La misma hora a la que Ana Elizalde, alcaldesa en funciones por la COVID-19 que afecta al alcalde Enrique Maya, ha anunciado hoy la suspensión "con un poso de tristeza" pero desde el convencimiento de que estas fiestas "están muy reñidas" con el coronavirus.

Una decisión como las que ya antes han llevado a cancelar los Juegos Olímpicos, el Tour de Francia, las Fallas o la Feria de Abril, y que ha sido recibida de diferente manera por los grupos de la oposición, aunque ninguno ha cuestionado la medida.

Así mientras EH Bildu critica que Navarra Suma, en el gobierno local, no haya llevado el tema al pleno del Ayuntamiento ni convocado la Mesa de Sanfermines, donde participan los agentes sociales de la ciudad, Geroa Bai indica que lo prioritario es la crisis sanitaria y pide que "no se especule" con otras fechas para los sanfermines de 2020, y el PSN dice que "no hay otra posibilidad" y se centra en los más perjudicados.

Un daños que de sentimiento alcanzan a toda la ciudad y con ella de manera especial a la Federación de Peñas de Pamplona que, aunque con "pena", comprende la situación porque hay "prioridades", dice su presidente, que critica que el Ayuntamiento "en ningún momento nos ha tenido en cuenta para nada".

Imanol Azcona ha aseguro además que el 6 de julio no se quedarán sentados en el sofá porque, ha recordado, "si algo no nos ha faltado nunca ha sido imaginación y, sobre todo, las ganas de hacer algo festivo y participativo".

Un humor que no tiene en estos momentos la Asociación de Hostelería y Turismo, que ve en la suspensión de los sanfermines "un drama" porque se suma a la cancelación de los actos de Semana Santa y de la Semana del Pincho, y al confinamiento y restricciones que seguirán as partir de mayo, en meses ya de comuniones y bodas.

En todo caso quieren pensar que “aún hay posibilidades de celebrarlos bien en otro momento o con otro formato” y para eso abogan por "repensar" estas fiestas ya ver qué margen hay aun de preparar algo dentro de las limitaciones por las circunstancias sanitarias.

Y es que sanfermines son para bares, restaurantes, pensiones y hoteles una fecha en la que facturan una parte importante de su negocio anual, como también los son para la Casa de Misericordia, titular de la plaza de toros.