scorecardresearch

El Real Madrid hace una entrada triunfal

EFE
-

Los 'merengues' fulminan (82-69) al Anadolu Efes en una tremenda puesta en escena de un aspirante blanco de nuevas caras pero misma ambición, que anuló al vigente campeón

El Real Madrid hace una entrada triunfal

El Real Madrid se impuso, con una grandísima defensa y un dominio absoluto de los rebotes, por 82-69, al Anadolu Efes, vigente campeón de la Euroliga, que no pudo igualar la apuesta del equipo español en la primera jornada de la Euroliga.

El equipo blanco le quitó de salida la capa de campeón al Anadolu y le paso por encima en unos primeros diez minutos primorosos en defensa y con un Thomas Heurtel acertadísimo en ataque.

Los turcos tardaron 3.30 minutos en anotar y cuando lo hicieron el Real Madrid ya se había apuntado un 12-0.

El Real Madrid hace una entrada triunfalEl Real Madrid hace una entrada triunfalErgin Ataman, entrenador del equipo turco, no daba crédito a lo que estaba ocurriendo y después de pedir tiempo muerto a los dos minutos de partido lo único que funcionó en su equipo fue Shane Larkin.

Los jugadores de Pablo Laso acosaron a sus pares como lobos y al frente de la manada, en la anotación, se puso un Heurtel acertadísimo.

El 32-15 con el que finalizó el primer cuarto, no hizo totalmente justicia con lo acontecido en pista.

El Real Madrid hace una entrada triunfalEl Real Madrid hace una entrada triunfalEn el segundo acto, el Anadolu tiró de casta para igualar la contienda y lo consiguió pese a que las apariciones anotadoras de Rodrigue Beaubois y Vasilije Micic fueron prácticamente testimoniales.

La defensa madridista siguió haciendo la vida muy difícil a los jugadores del Anadolu. En ataque se bajó en efectividad porque los turcos también se aplicaron en defensa, pero Nigel Williams-Goss, Alberto Abalde, Walter Tavares y Guerschon Yabusele fueron repartiéndose la anotación y manteniendo la ventaja hasta el 50-35 con el que finalizó la primera parte.

Otra de las claves del partido en los primeros 20 minutos fue el dominio del rebote, en el que Tavares y Poirier hicieron y deshicieron casi a su antojo. El equipo español sumó 19 en la primera parte por 8 del turco. Y en asistencias la diferencia también fue notable, 11 por 4.

Con el partido más estabilizado, tanto Real Madrid como Anadolu demostraron la calidad que atesoran sus plantillas en un partido de muy alto nivel impropio de una primera jornada de competición.

Con la ventaja estabulada en torno a los 15 puntos, 57-42 (min.24), los aficionados comenzaron a ver brillar a Williams-Goss, mientras que el resto mantuvo el ansia defensiva.

Ni Micic ni Anderson ni Beaubois ni Singleton se sumaron a Larkin y el Anadolu se quedó huérfano de puntos y de poder de reacción.

Al final del tercer cuarto, 68-48 y la victoria local prácticamente encauzada. Casi más significativa que el marcador fue la diferencia en este momento en el apartado reboteador, 32-12, y en asistencias, 17-8.

En los últimos diez minutos no cambió mucho el escenario del partido. Larkin, demasiado solo, nada pudo hacer ante un sólido Real Madrid, que siguió defendiendo, reboteando y sacando de quicio al vigente campeón.

Al final, 82-69. El Real Madrid le tenía ganas a un Anadolu que en la pasada temporada le negó el pase a la Final a Cuatro en el quinto partido de cuartos de final y se sacó la espinita. El 42-18 en rebotes y el 19-11 en asistencias no son menos importantes que el resultado.