Cáritas invita a canjear boletos por solidaridad

Navarra Televisión
-

Por primera vez en 75 años, como consecuencia del Covid-19, la tómbola de Cáritas no estará en el paseo Sarasate de Pamplona

Cáritas invita a canjear boletos por solidaridad

La tómbola de Cáritas no estará por primera vez en 75 años en el paseo Sarasate de Pamplona como consecuencia del Covid-19, pero la entidad quiere que su espíritu de solidaridad "siga presente" y anima a los ciudadanos a colaborar para "dar la vuelta a la difícil situación de muchas familias".

Por este motivo, Cáritas invita este año a la ciudadanía a canjear boletos por solidaridad en la página 'www.dalelavueltaalboleto.org'. Con el lema 'No hay nada como mirar de otra forma para descubrir algo nuevo', Cáritas anima a "asomarnos a esta página en la que el usuario puede interactuar, dar la vuelta a los boletos y descubrir las historias y el trabajo de Cáritas, que siempre ha estado y estará detrás de la tómbola".

Con esta iniciativa, Cáritas ha querido "dar la vuelta al Covid-19, para ayudar a dar la vuelta a la difícil situación en la que muchas familias y personas se encuentran a raíz de la pandemia". Así, la entidad quería "hacer presente la tómbola, tan querida por los pamploneses, manteniendo el espíritu de solidaridad, que le da sentido año tras año".

Según han explicado desde Cáritas, "además del problema sanitario, el confinamiento ha paralizado la economía y los más afectados son las personas más vulnerables, y aquellas no tan vulnerables, pero que la crisis ha desestabilizado sus vidas".

"Muchas se han quedado sin trabajo, sin un sueldo, sin poder afrontar los gastos mensuales, enfermas", ha advertido Cáritas, que prevé que "la desigualdad y la pobreza serán aún más evidentes los próximos meses".

La tómbola de Cáritas se inauguró por primera vez en julio de 1945 en beneficio de las personas en situación de necesidad. El primer año obtuvo unos beneficios de 380.000 pesetas, pero pronto y con el paso del tiempo, la tómbola se convirtió en "uno de los alicientes más importantes de las fiestas de San Fermín y del verano".

De este modo, en solo ocho años, en 1953, la cifra de recaudación alcanzó los 2.200.000 pesetas y el importe fue ascendiendo hasta los años 90, los años dorados en la tómbola, en los que se llegaron a vender 5.000.000 de boletos y obtener unos beneficios de más de 50 millones de pesetas, han destacado desde la entidad en un comunicado.

En la actualidad, la tómbola vende alrededor de 2.500.000 boletos y sus beneficios rondan los 400.000 euros. Gracias a esta iniciativa, a lo largo de estos 75 años se ha podido realizar "una importante labor social".