La UE amenaza a Londres con romper el acuerdo sobre el Brexit

Agencias
-

Bruselas avisa al Gobierno británico que está incumpliendo los compromisos pactados el año pasado para cerrar la salida y no descarta abandonar el diálogo si se siguen dando pasos atrás

El negociador comunitario, Michel Barnier, volverá a la mesa de diálogo esta semana - Foto: Francois Lenoir

Europa empieza a perder la paciencia. Después de años de quebraderos de cabeza con el Reino Unido  ante la falta de acuerdo en el propio país británico para confirmar un protocolo de salida que permitiese que el Brexit fuera llevado a cabo -de hecho, la ruptura con la UE se ha dilatado más de un año-, ahora las negociaciones para tratar de encontrar una ruptura consensuada siguen estancadas. Y para el bloque comunitario hay un único culpable: el Gobierno de Boris Johnson.
De este modo, y en vísperas de que hoy se retome la mesa de diálogo -en la que hay ya mucha tensión-, el principal negociador europeo sobre el Brexit, Michel Barnier, avisó a Londres que está «incumpliendo» los compromisos adoptados con el Tratado de Retirada, que se firmó en 2019 y permitió que el proceso siguiera adelante. Y, por eso, no se anduvo por las ramas y amenazó con que podría romper el acuerdo si percibe que esta tendencia continúa.
«Londres ha dado un paso atrás, dos pasos atrás, tres pasos atrás respecto a sus compromisos originales», declaró de cara al inicio de la cuarta ronda de negociaciones sobre la salida del Reino Unido de la UE, que se están celebrando de manera virtual.
En este sentido, el dirigente francés alertó de que si el Ejecutivo de Johnson no respeta la declaración política que ambas partes acordaron el año pasado como punto de partida, no habrá acuerdo. «Si no se exhibe cierto realismo, nos quedaremos sin acuerdo», avisó.
El negociador europeo recordó que la próxima ronda de negociaciones sería crucial para asegurar un acuerdo comercial posterior al Brexit con Reino Unido, después de que tres rondas de conversaciones anteriores terminaran sin ningún resultado tangible.
El país se encuentra ahora en una fase de transición que duraría, inicialmente, hasta diciembre, un período durante el cual el país todavía es parte del mercado interno y la unión aduanera. Esta transición podría extenderse durante otros dos años, para tratar que las partes encuentren un acuerdo comercial que beneficie a ambos, y esa prórroga debería pedirse antes del próximo 30 de junio. Sin embargo, el Ejecutivo de Londres ha rechazado firme y reiteradamente esa opción y amaga con salir a finales de año de la UE, con o sin acuerdo.
De hecho, el propio ministro del Gabinete, Michael Gove, lo descartó la pasada semana, asegurando que el Gobierno británico «no se plantea» ampliar el plazo dispuesto para pactar una nueva relación bilateral.
«La posición del Gobierno es muy clara: no pediremos una prórroga y si la UE pide una, no la aceptaremos», zanjó.