Las empresas españolas se unen para reactivar la economía

Agencias
-

La patronal pide al Gobierno mantener los ERTE y los avales todo el año ante una crisis sin precedentes en el último siglo

Las empresas españolas se unen para reactivar la economía

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, se perfiló ayer como un líder de peso al convocar a los principales responsables de las mayores empresas españolas a una macrocumbre, que durará hasta el día 25 y que tiene como único objetivo unirse para activar la economía del país, tras los efectos producidos por el cese de actividad por el estado de alarma decretado para evitar la expansión del coronavirus. Un foro en el que los grandes empresarios han hablado sobre el presente y el futuro de la economía, de lo que creen que es mejor o peor y de lo que urge hacer para poder salir de una crisis sin precedentes en el último siglo. 
Garamendi reafirmó el «compromiso con España» de todos los empresarios que quieren «sumar» en el proceso de reconstrucción, antes de dar paso a los ponentes, que hoy representaban en su mayoría a los sectores de las finanzas y la energía.En este contexto, los empresarios exigieron al Gobierno y los agentes sociales un gran pacto para reactivar la economía que genere confianza y seguridad jurídica para atraer inversiones y, sobre todo, que no elimine aún las medidas que «funcionan» como los ERTE y las líneas de avales ICO que se han demostrado eficaces ante la bajada registrda en las tasas de consumo.
En esta primera jornada, la CEOE contó con la participación de líderes de la talla de Pablo Isla (Inditex), Juan Roig (Mercadona), Ana Botín (Santander), Carlos Torres (BBVA), José Ignacio Goirigolzarri (Bankia), José Ignacio Sánchez Galán (Iberdrola), José Bogas (Endesa), Granciso Reynes (Naturgy), Antonio Brufau (Repsol), José Manuel Entrecanales (Acciona) o Beatriz Corredor (Red Eléctrica), entre otros.
El presidente de Inditex, Pablo Isla, advirtió de que el plan de recuperación es «complejo» y va a exigir mucha «disciplina, audacia, madurez» y una actuación muy responsable del Gobierno, los partidos políticos, las empresas, los sindicatos y los ciudadanos, por lo que reclamó que se busquen «consensos» y consideró prioritario garantizar la seguridad jurídica, «no desmontar» lo que estaba funcionando -en materia de empleo- y «no descafeinar antes de tiempo» medidas como los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) o los avales a empresas, que están ayudando a que no se destruya el tejido empresarial.


Plan de choque

Por su parte, los presidentes de los principales bancos españoles, Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia, Sabadell y Liberbank, exigieron que el plan de reactivación impulse la creación de empleo, atraiga inversiones y ponga el foco en los sectores que más están sufriendo, como el sanitario y el turístico, al tiempo que han destacado el papel del sector para ayudar a sobrevivir a empresas «viables».
Los operadores de sistemas energéticos como Red Eléctrica, Enagás o CLH se mostraron partidarios de potenciar la inversión y apostar por la innovación en el sector de la energía para que éste pueda «ayudar en la reinvención» de la industria y de la economía.
La reunión continuará hoy con la intervención de la presidenta de la patronal del seguro, Unespa, Pilar González de Frutos, y los presidentes de las principales aseguradoras, turísticas y del transporte.