Protocolo común para hacer frente a la violencia de género

Navarra Televisión
-

La Policía Nacional, la Guardia Civil y la Policía Foral han elaborado de forma conjunta un procedimiento de ámbito policial que acompañará a cada uno de los protocolos locales de coordinación de la actuación ante la violencia contra las mujeres.

Se trata de un documento que pretende evitar la victimización secundaria de estas mujeres, posibilitando la colaboración entre cuerpos policiales y, a su vez, con el resto de agentes y organismos que trabajan en este ámbito.

El procedimiento ha sido presentado este viernes por el delegado del Gobierno en Navarra, José Luis Arasti; el jefe superior de Policía, Francisco López Canedo; el coronel jefe de la Guardia Civil, José Santiago Martín Gómez; y el jefe de Policía Foral, Juan Carlos Zapico Revuelta.

La elaboración de este documento se acordó en el marco de la comisión de seguimiento del III Acuerdo Interinstitucional para la Coordinación ante la Violencia contra las Mujeres de Navarra, al constatar que cada vez son más los municipios que están elaborando sus propios protocolos, pero que no había un texto único que aunara el papel de los cuerpos policiales. Se constituyó para ello un grupo de trabajo que ha sido el encargado de redactar y consensuar el procedimiento.

Protocolo común para hacer frente a la violencia de géneroProtocolo común para hacer frente a la violencia de género - Foto: Cedida

El delegado del Gobierno en Navarra ha destacado el trabajo que realizan las policías en la lucha contra la violencia hacia las mujeres y ha apostado por seguir aunando esfuerzos "contra esta lacra que, por desgracia, es otro tipo de virus que tampoco hemos conseguido erradicar y que se sigue cobrando muchas vidas cada año en nuestro país".

FUNCIONES DE LOS CUERPOS POLICIALES

El procedimiento determina las funciones que desempeñan los agentes del cuerpo policial asignado a la protección de cada mujer víctima de violencia.

Se trata, en concreto, de facilitar un contacto permanente con las mujeres incluidas dentro del programa de protección y con aquellas otras que se determine, procurando transmitirles una sensación de seguridad; detectar y controlar posibles situaciones de riesgo para las mujeres víctimas de violencia; captar y gestionar información operativa de otros servicios policiales o privados que tengan relación con una posible situación de riesgo para este colectivo; y facilitar contactos y, en su caso, actuar como enlace entre la víctima de violencia y los demás servicios especializados de atención a la mujer.

También se determinan como funciones de los agentes mantener el control de las zonas o áreas en las que se desarrolla la vida cotidiana familiar y laboral de la mujer y de los menores a su cargo, así como de aquellas zonas frecuentadas por el agresor, cuando sea preciso; asesorar a la mujer víctima de violencia en normas de seguridad subjetiva y objetiva; informar sobre los trámites a efectuar en determinados supuestos (situaciones de riesgo, incumplimientos de medidas de alejamiento o prohibición de comunicación, etc.); y acompañar a la mujer en la realización de determinados trámites cuando el nivel de riesgo así lo aconseje.

Por último, se incluyen entre estas funciones alertar a unidades operativas ante una situación de peligro inminente comunicada por la víctima de violencia contra la mujer; garantizar una comunicación ante cualquier necesidad las 24 horas al día; y asesorar a la víctima sobre las pautas a seguir para su autoprotección y sobre los derechos que le asisten.

COORDINACIÓN CON OTROS RECURSOS

El documento establece, además, la coordinación entre las policías y el resto de recursos a disposición de las víctimas. Entre ellos, el Servicio de Igualdad de cada ayuntamiento; el Servicio de Atención Jurídica a las Mujeres (SAM), que ofrece un servicio de asistencia de guardia permanente localizada; el Servicio Psicológico de Guardia, que depende de la Oficina de Atención a las Víctimas del Delito; los Equipos de Atención Integral a Víctimas de Violencia de Género; y la propia Unidad de Coordinación contra la Violencia sobre la Mujer de esta Delegación del Gobierno en Navarra.

Además, se recuerdan las herramientas de protección que están a disposición de las víctimas. Por un lado, el Sistema de Seguimiento Integral en los casos de Violencia de Género (VioGén), una herramienta informática del Ministerio del Interior que permite monitorizar y actualizar de forma permanente cada caso de violencia de género.

También están en funcionamiento la herramienta ATENPRO, servicio telefónico del atención y protección para víctimas de violencia de género; los dispositivos telemáticos de control de medidas y penas de alejamiento, para verificar el cumplimiento de las prohibiciones de acercarse a las víctimas impuestas por la autoridad judicial; y el el teléfono 016 o su versión en correo electrónico (016-online@igualdad.gob.es), que ofrecen información y asesoramiento jurídico en materia de violencia de género.

También se puede recurrir a la aplicación ALERTCOPS, que dispone del 'Botón SOS' para que las víctimas de violencia de género puedan alertar de situaciones de riesgo que, además, llegan a la policía con la geolocalización precisa de las mujeres; y al teléfono 112 y su aplicación 'MY112', que permiten alertar de una situación de emergencia para que se movilicen los recursos oportunos.