Se multiplica por 10 la demanda de algunos medicamentos

Navarra Televisión
-

La pandemia de coronavirus ha multiplicado por diez la demanda de determinados medicamentos en los servicios de farmacia de los hospitales, ha informado el Gobierno de Navarra en un comunicado.

Se multiplica por 10 la demanda de algunos medicamentos

En este sentido, señala el Gobierno de Navarra, desde el Servicio de Farmacia del CHN se ha gestionado junto a la Agencia Española del Medicamento la medicación específica para los pacientes COVID-19, "en el marco de una realidad complicada y con limitaciones de stocks".

Asimismo, gracias a la presencia de un farmacéutico integrado en el Servicio de Medicina Intensiva del centro, ha sido posible adelantarse al aumento de la necesidad de medicación para el paciente crítico.

En el ámbito hospitalario, tanto público como privado, se ha trabajado en colaboración con los equipos clínicos para la preparación de protocolos de medicación para los pacientes COVID y se ha gestionado la provisión de medicamentos esenciales, anticipándose a posibles alteraciones en el flujo habitual de suministros.

Asimismo, en este mismo ámbito se ha dado respuesta a realidades extraordinarias, como el abastecimiento de medicación a nuevas unidades creadas en estas circunstancias, incluidas las de los establecimientos hoteleros.

En Atención Primaria, se han realizado protocolos de medicación para el COVID-19 y se han introducido mejoras en el sistema de receta electrónica para minimizar el tránsito de pacientes por los centros de salud.

Por su parte, en el ámbito sociosanitario, los servicios de farmacia de las residencias grandes han trabajado en la gestión directa de los medicamentos y en la validación de los tratamientos de los residentes.

Los servicios de Farmacia tienen asimismo entre sus funciones la identificación de posibles efectos secundarios, incompatibilidades e interacciones de los tratamientos farmacológicos prescritos por los clínicos de los hospitales, así como la participación en la toma de decisiones terapéuticas.

En este ámbito, se han involucrado en la elaboración de los protocolos clínicos para los pacientes diagnosticados de COVID-19, así como en la revisión de estos protocolos en función del conocimiento generado y de la evidencia disponible.

Ha sido necesaria, además, la revisión de los propios circuitos de funcionamiento de los servicios de farmacia hospitalaria, con la reorganización de su personal y la creación de equipos de contingencia, utilizando en algunos casos el teletrabajo para labores administrativas y para la revisión de los tratamientos prescritos.

En el CHN, se ha creado un sistema de suministro de medicación y de revisión farmacoterapéutica para las camas habilitadas para pacientes COVID en los establecimientos hoteleros externos, así como a las nuevas unidades creadas dentro del centro.

Desde el primer día de la alerta, se estableció en el CHN un modelo urgente y extraordinario de envío de medicamentos a los domicilios de los pacientes que debían acudir a los servicios de farmacia hospitalaria y que, por su vulnerabilidad u otras razones, tenían más limitado su acceso al centro. A día de hoy, alrededor de 1.100 pacientes se han beneficiado de este servicio.

Además, el propio servicio de Farmacia del CHN, en colaboración con el personal auxiliar del servicio de Rehabilitación y con profesionales de Navarrabiomed, elaboraron en las instalaciones de este último centro más de 1.200 litros de solución hidroalcohólica para surtir a las unidades del Complejo.

Además de su actividad ordinaria, los servicios de farmacia del Hospital García Orcoyen y del Hospital Reina Sofía se han encargado de suministrar y abastecer los centros de salud de las áreas de Estella y Tudela, respectivamente.

Por su parte, el Hospital Psicogeriátrico se ha encargado de suministrar y gestionar la medicación que de forma extraordinaria han requerido los centros de salud del Área de Pamplona, así como aquellas residencias pequeñas dependientes de estos.

De igual modo, se ha encargado de dotar de la medicación necesaria a los establecimientos cuya utilidad se ha redefinido con motivo de la pandemia, como el centro Félix Garrido, habilitado para atender a las personas de la tercera edad contagiadas.