El paso atrás de Portugal

Agencias
-

La nación suspende parte de su actividad no urgente en los hospitales por un repunte de contagios

El paso atrás de Portugal

Es uno de los países europeos que mejor ha gestionado la curva de la pandemia, con 1.465 muertes y 33.969 positivos hasta ahora. No obstante, la preocupación se ha adueñado estos días de Portugal, después de registrar su mayor pico de contagios en un mes, un hecho que ha provocado la suspensión de la actividad no urgente en los hospitales de Lisboa, Amadora, Sintra, Loures y Odivelas, foco de contagios en las últimas semanas.
En concreto, la nación lusa registró el pasado viernes 377 nuevos infectados en 24 horas, el número más alto en 28 días, y cuya abrumadora mayoría (el 89 por ciento) ocurrió en la región de la capital.
Lisboa, con seis de sus municipios con aumentos de casos superiores al 150 por ciento desde que concluyó el estado de emergencia el pasado 2 de mayo, está en el punto de mira tras registrar varios brotes en las últimas semanas. Algo que ha causado preocupación en las autoridades e impedido que la zona avanzase hace una semana a la tercera y última fase de la desescalada portuguesa.
Por el momento, las restricciones se mantendrán en la capital al menos hasta el próximo día 15, donde los centros comerciales siguen cerrados y los restaurantes tienen limitada su ocupación a un 50 por ciento de los comensales. Todo mientras que en el resto del país pueden operar con su capacidad al completo.
Es por ello que el Gobierno luso ha decidido suspender la actividad no urgente en los hospitales, no solo de Lisboa, si no de Amadora, Sintra, Loures y Odivelas, con una mayor concentración de infectados.
«Las directrices han sido ya remitidas a los hospitales», apuntó el Ejecutivo, que recordó que la reanudación de la actividad no urgente depende de la evolución del virus. El Ministerio da Sanidad señaló, además, que la vuelta de la actividad presencial «implica que se garantice la seguridad de usuarios y profesionales sin comprometer la capacidad de respuesta de hospitalización» de los enfermos.