520.000 euros más para que deje de ser la 'temible' N-121-A

Navarra Televisión
-

El Departamento de Cohesión Territorial del Gobierno de Navarra ha invertido en los dos últimos mes 520.000 euros en diversas actuaciones de mejora en la carretera N-121-A con objeto de aumentar la seguridad vial.

520.000 euros para que deje de ser la 'temible' N-121-A - Foto: ARCHIVO

Así, desde el pasado 15 de abril se está procediendo a la reposición completa de la señalización horizontal en el eje y en los laterales a lo largo de los 62,87 kilómetros de longitud de la vía.

Con el repintado de las marcas viales se ha mejorado la visibilidad de la señalización horizontal a lo largo de toda la carretera. Para ello, la anchura del pintado se ha establecido en 0,15 metros, frente a los 0,10 metros con los que contaba anteriormente. De esta manera Navarra "se adelanta a las futuras directrices del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana", ha destacado el Ejecutivo foral en un comunicado.

De manera simultánea, el departamento ha procedido al pintado de la línea continua que prohíbe los adelantamientos en los cinco tramos de esta vía en lo que hasta ahora estaban permitidos los adelantamientos invadiendo el sentido contrario de circulación.

Además, con objeto de dotar de una mayor homogeneidad a la señalización horizontal de la vía, ambos sentidos de circulación se han separado por una doble línea continua.

De esta forma, se prohíbe adelantar en los 3,36 kilómetros en los que hasta ahora figuraba una marca discontinua en el eje o adosada a éste y que representan el 5,34% de la longitud de la vía. En concreto, se trata de los tramos 9+220 a 9+720, 9+880 a 10+130, 16+330 a 16+600, 21+590 a 22+120 y 22+370 a 22+850 en sentido Pamplona-Irún, y 23+080 a 22+520, 22+270 a 21+710, 16+800 a 16+300, 11+630 a 11+270, 10+380 a 9+950 y 9+850 a 9+470 en sentido Irún-Pamplona.

Con esta medida, a partir de ahora únicamente se permiten los adelantamientos en los tramos que cuentan con doble carril en el sentido de la marcha y que representan un 58,61% de la longitud total de la vía.

Asimismo, desde la Dirección General de Obras Públicas e Infraestructuras se está completando el fresado y reposición de firme en varios tramos de la N-121-A con objeto de mejorar el coeficiente de rozamiento y la regularidad de la carretera. Los trabajos se están desarrollando en el último mes entre los puntos kilométricos 25+990 y 68+440.

De igual modo, se continúa con los trabajos de aplicación de Slurry (Microaglomerado Microf 8), es decir, la extensión de una mezcla de árido y betún fina para aumentar el coeficiente de rozamiento, desde el punto kilométrico 38 al 31, excluyendo el tramo del túnel de Almandoz.

PROYECTO DE INTELIGENCIA ARTIFICIAL

Por otro lado, con el fin de mejorar la seguridad vial de la carretera, y aprovechando los avances que proporciona la tecnología, próximamente van a instalarse seis cámaras de seguridad en la zona de Bera que forman parte de un proyecto piloto desarrollado en colaboración con la Dirección General de Interior y la Dirección General de Transformación Digital.

A través de inteligencia artificial, se pretende chequear la carretera y poder observar en tiempo real y a posteriori la actuación y conductas de los vehículos. Cruzar factores como la velocidad, trayectoria, climatología y otros datos ayudará a obtener mejor información para adoptar futuras medidas que posibiliten reducir la accidentalidad, han destacado desde el Gobierno navarro.

Al mismo tiempo el Departamento de Cohesión Territorial continúa avanzando en el proyecto de conversión de la N-121-A en una vía 2+1. Está previsto que en los próximos días se proceda a la aprobación provisional de los proyectos constructivos de los tramos 1 y 2 y se sometan al trámite de información pública a efectos de bienes y derechos. Posteriormente, se llevaría a cabo la aprobación definitiva y se licitarían las obras de estos dos tramos.

REDUCIR LA SINIESTRALIDAD

Desde el Gobierno foral han destacado que el proyecto de conversión de la carretera N-121-A en una vía 2+1 persigue reducir su accidentabilidad.

Según datos de Policía Foral sobre la accidentalidad de vehículos pesados en la N-121-A y en la AP15/A15 (desde el pk 83 hasta la muga con Gipuzkoa), entre los años 2014 y 2019 el 8,7% del total de los accidentes que se han producido en la AP15/A-15 han tenido la implicación de camiones. En el caso de la carretera N-121-A el porcentaje es del 13%, siendo además más peligrosa esta vía atendiendo a la gravedad del resultado de los accidentes registrados.

Según los datos de Aforos de la Red de Carreteras de Navarra, en 2019 la N-121-A registró una intensidad media diaria (IMD) de 10.276 vehículos, de los cuales 2.880 se corresponden a vehículos pesados. En relación a la AP15/A15 la IMD fue de 19.239/15.095, de los cuales 4.335/2130 fueron vehículos pesados.

Durante el periodo comprendido entre el 1 de junio y el 1 de noviembre de 2018, con motivo de las obras de acondicionamiento de los túneles de Belate y Almandoz, el tráfico pesado de la N-121-A fue desviado a través de la carretera AP15/A15. Según los datos de Policía Foral, a pesar de haber aumentado de forma considerable la cantidad de vehículos en esta vía, no se produjo un repunte del número de accidentes en los que estuvieran implicados camiones.