Navarra termina esta semana las pruebas en residencias

Navarra Televisión
-

Los 5.835 internos en residencias de mayores y los 1.025 de centros de discapacidad, así como sus trabajadores, se habrán sometido al finalizar esta semana a una prueba de detención de la COVID 19, según ha asegurado la consejera de Salud.

Induráin dice que se han realizado 2.312 PCR en residencias - Foto: Cedida

La consejera, que ha comparecido en comisión parlamentaria a solicitud de Navarra Suma, ha indicado que a 27 de abril ya se habían realizado 2.312 PCR de las cuales 1.204 resultaron positivas (el 30,5%), mientras que de los 2.383 test rápidos que se han hecho han dado positivo 278 persona (un 7%).

En la actualidad, ha asegurado, “está pendiente de realizar a los trabajadores de alguna comunidad religiosa y pisos funcionales o de menores, así como a las trabajadoras de SAD”, previéndose finalizar antes del viernes de esta semana”.

El 15 de marzo, con el inicio de la primera comunicación de casos en al residencia de Artajona, ha señalado, se llevó a cabo una sectorización de Navarra en cinco zonas en las que “se realizó un contacto directo con cada centro para conocer la implantación de medidas preventivas, el conocimiento de las recomendaciones de aislamiento, la capacidad organizativa y la identificación residentes con síntomas”.

Esta directriz, ha señalado, cambió el 3 de abril cuando en 24 horas se pudo realizar la prueba a todos los pacientes sintomáticos en todas las residencias y el 13 de abril se comenzó con la realización de test rápidos a todos los residentes y profesionales.

Ha reconocido que el arranque de la crisis fue “complicado” por la escasez en la disponibilidad de medidas de protección y pruebas de detección precoz, “dos instrumentos en los que nos hemos volcado además de en el organizativo”, ha asegurado.

El Gobierno, ha indicado, creó un equipo de coordinación ejecutiva de la atención sanitaria en las residencias para “aumentar la eficiencia a nivel operativo” y la gerencia de Atención Primaria elaboró un protocolo al inicio de la pandemia, aprobado por el departamento de Derechos Sociales y que ha contado con “continuas actualizaciones” .

Ha destacado que, “a diferencia de otras comunidades, en Navarra todos los centros cuentan con personas de enfermería” y en 17 se cuenta con personas médico en el propio centro.

Con la aparición de la pandemia se creó un grupo de trabajo de coordinación entre el departamento de Derechos Sociales y la gerencia de Atención Primaria con la finalidad de “monitorizar diariamente la situación de la asistencia sanitaria en las residencias” y los posibles problemas, ha explicado.

Asimismo, ha apuntado, se analizaron los recursos sanitarios para detectar necesidades y proceder a su sustitución por parte del Servicio Navarro de Salud de profesionales sanitarios y, en el caso de los recursos no sanitarios, se comunicó al departamento de Derechos Sociales.

Como recurso intermedio, los días 19 de marzo y 6 de abril se pusieron en marcha para pacientes COVID positivo los recursos temporales en los centros Félix Garrido y Baños de Fitero “con el objetivo de garantizar los aislamientos”.

A través de Cristina Ibarrola, Navarra Suma ha criticado duramente la gestión realizada por Salud, señalando que, aunque están seguros de que “han trabajado de forma intensa”, “ha faltado anticipación, participación, planificación y las decisiones han llegado tarde y, en muchas ocasiones, han sido erróneas”.

Patricia Fanlo, del PSN, ha destacado que “el perfil de residente en una persona muy frágil” y que “las residencias son espacios de convivencia muy numerosos”, motivo por el cual, ha asegurado, “este Gobierno ha hecho todo lo que ha estado en su mano con decisiones rápidas y contundentes”.

Desde Geroa Bai, Ana Ansa ha considerado que “inicialmente no se hizo una evaluación adecuada a la situación de las residencias”, criticando que se han desatendido por priorizar la atención hospitalaria.

Txomin González, de EH Bildu, ha denunciado que “el modelo de las residencias”, tal y como estaba diseñado hasta ahora “es perjudicial para los usuarios” y ha instado a reflexionar a anteriores gobernantes sobre si fue un error su apuesta por la privatización al tiempo que ha criticado la lentitud en la toma de decisiones culpando en parte a la centralización en la gestión de la crisis.

Por Podemos, Mikel Buil también ha criticado una privatización de las residencias que “resta cuidados para obtener beneficios”, ha considerado que esta crisis “ha visibilizado las carencias” del sistema sociosanitario y ha pedido que se tenga en cuenta también la soledad de los residentes.

Marisa de Simón, de I-E, ha considerado que el liderazgo ante la crisis del coronavirus ha de ser compartido entre el Gobierno central y el de Navarra y ha cuestionando si realmente habría sido posible actuar antes, ya que esto podría haber ido en detrimento de la atención en el sistema sanitario.