Navarra multiplicará los test para afrontar la desescalada

NATV
-

Salud ultima una hoja de ruta sobre el sistema de detección y vigilancia del COVID-19 en Navarra para afrontar la fase de transición a la desescalada que supone un salto "cuantitativo y cualitativo" en el uso de PCR.

Salud multiplicará las pruebas para afrontar la desescalada - Foto: ARCHIVO

La consejera de Salud, Santos Induráin ha explicado este martes en comparecencia parlamentaria, a petición de Navarra Suma y EH Bildu, las líneas claves de este planteamiento, que pasan por blindar la protección en espacios con alto riesgo o prevalencia del virus (hospitales, centros de salud, residencias o centros penitenciarios), intensificar estas pruebas en determinadas profesiones esenciales (sanitarios y sociosanitarios, entre otras) relacionadas con estos ámbitos, combinadas con chequeos amplios a personas asintomáticas, unos cribados que llegarán además a determinados pacientes dentro de la misma estrategia global.

Asimismo, se extenderán diferentes tipos de pruebas (PCR y test anticuerpos, según los casos) a nuevos colectivos clave para proteger a grupos vulnerables como, por ejemplo, cuidadores y cuidadoras de personas mayores en domicilios.

Navarra, de esta manera, pondrá al servicio de esta estrategia toda la capacidad inmediata de sus laboratorios para realizar PCR (en su conjunto, pueden llegar a 6.000 al día) e incorporará en el sistema de detección y vigilancia epidemiológica nuevos test de anticuerpos para medir seroprevalencias y mejorar, también, el diagnóstico. En este sentido, el Departamento de Salud complementará el estudio nacional de epidemiología iniciado esta semana (2.160 muestras) con otro en la propia Comunidad Foral.

El estudio navarro tomará, posiblemente, muestras de 1.000 personas de población general y otras dos muestras, de 600 cada una, entre profesionales sanitarios y sociosanitarios. En conjunto y hasta el momento, se han realizado en la Comunidad foral más de 22.000 PCR y casi 13.000 test rápidos (35.000 pruebas en total), cantidad que aumentará de "modo significativo" en los próximos dos meses, marco temporal de esta hoja de ruta, según su actual planteamiento.

Según ha explicado la consejera Induráin, el "salto cuantitativo y cualitativo" en la realización de pruebas se debe a la conjunción de dos factores. Por un lado, está la constatación de que tanto los laboratorios públicos (Complejo Hospitalario de Navarra, Nasertic y Navarrabiomed) como los privados (Clínica Universidad de Navarra y CIMA) "pueden responder ya, tanto técnica como normativamente, al reto de acometer un incremento exponencial de pruebas PCR".

Por otro lado, una vez definido el escenario global de transición y desescalada con sus requisitos técnicos, ha sido posible actualizar, en el ámbito de Navarra, la estrategia de detección para dimensionar y ordenar este campo de las diferentes pruebas y así responder a nuevas necesidades y adoptar medidas a corto y medio plazo.

Según esta hoja de ruta, el objetivo es "minimizar el impacto de la pandemia en el estado de salud de la población, disminuyendo la morbimortalidad, así como el impacto económico y social, mediante una estrategia de utilización de test diagnósticos". En concreto y en cuanto a los objetivos más específicos, la estrategia busca "confirmar de manera precoz la enfermedad, mediante la realización de PCR ante la aparición de síntomas compatibles con COVID-19, independientemente de la gravedad del cuadro clínico", según ha explicado la consejera.

Dentro de esta estrategia, se realizará PCR a todos los pacientes que accedan al sistema sanitario (Atención Primaria, Urgencias, Consultas Externas) con síntomas compatibles de COVID-19. A estos pacientes, se sumarán otros en principio sin síntomas, pero cuyo cribado es "importante" para proteger este espacio sanitario de contagios. Entre ellos, se encontrarían pacientes graves que ingresen por Urgencias; pacientes que tengan programada una intervención quirúrgica; pacientes vulnerables que acuden a recibir tratamientos oncológicos, diálisis, VIH, etc.; o pacientes con COVID-19 a los que se les da el alta hospitalaria y van a trabajar en "instituciones cerradas", tanto del ámbito sociosanitario (residencias y centros sociosanitarios de personas mayores, psicogeriátricos y residencias de personas con discapacidad) como del ámbito penitenciario.

NAVARRA SUMA DICE QUE HA HABIDO "SEGUIDISMO" DEL GOBIERNO CENTRAL

La portavoz de Navarra Suma, Cristina Ibarrola, ha afirmado que Navarra "ha hecho seguidismo de todas las políticas del Gobierno de Pedro Sánchez en la gestión de la crisis y es la cuarta Comunidad con mayor número de casos y la quinta en fallecidos por 100.000 habitantes". Ibarrola ha señalado que "la clave estaba en la capacidad de realizar test" y para ello Navarra "disponía de un enorme potencial de recursos públicos y privados". Sin embargo, ha censurado que "incomprensiblemente", Navarrabiomed, Nasertic y el CIMA "siguen sin realizar" las pruebas PCR. "Parece que ni siquiera se está utilizando la máxima capacidad del Complejo Hospitalario de Navarra. Seguimos sin tener una explicación razonable", ha afirmado.

El portavoz de EH Bildu, Txomin González, ha afirmado que considerar los test como "una herramienta útil para poder hacer un control de la epidemia no evita que a veces la forma en que se está utilizando no haya sido la más acertada" aunque ha señalado que la "experiencia" ha mejorado su uso. "Seguimos teniendo lagunas importantes. Hay personas asintomáticas y es muy difícil llegar a ellas", ha dicho, tras lo que ha pedido al Gobierno que "no acelere excesivamente las medidas de desescalamiento y apueste por hacer más test".

Por parte del PSN, Patricia Fanlo ha defendido que Navarra es la séptima comunidad que más PCR ha hecho por habitante y "se iguala a países como Italia y Noruega". "Navarra ha sido capaz de triplicar el número de PCR que realiza diariamente, pasando de 400 a 1.400", ha afirmado, para destacar que "el éxito de la contención del coronavirus se ha basado en que la ciudadanía navarra ha cumplido muy bien las medidas de confinamiento y en que el sistema navarro de salud, fundamentalmente público, se ha adaptado muy bien y rápidamente a esta crisis sanitaria".

La portavoz de Geroa Bai, Ana Ansa, ha asegurado que "lo importante es propiciar una desescalada lo más saludable posible y con el menor de los riesgos de tener otro brote" y se ha preguntado si "estamos preparados para hacer bien una contención prolongada". "Para nosotros esa es la pregunta más importante. No es cuestión de hacer PCR a toda la población, pero sí de hacer todos los necesarios, y hacerlos con criterio", ha dicho, para plantear que "me gustaría que se nos dijeses por qué no se están haciendo más test, creo que podríamos hacer más y deberíamos hacer más".

El portavoz de Podemos, Mikel Buil, ha afirmado que "si avanzar, como se está avanzando, en la multiplicación de test nos puede llevar a garantizar que en otoño vayamos a tener previsto nuestros equipos sanitarios para un posible rebrote, mejor". Además, ha señalado que se debe incidir en los mensajes de "evitar el contacto estrecho, utilizar líquidos para desinfectarnos, evitar tocar objetos de otras personas y evitar tocarnos la cara".

Por último, la portavoz de I-E, Marisa de Simón, ha afirmado que "el sistema sanitario público navarro ha respondido de una manera excelente" a la crisis sanitaria y ha señalado además que "el confinamiento ha tenido sus buenísimos efectos, eso no hay quien lo discuta, y ahora estamos en una situación completamente distinta". No obstante, ha dicho que "todo el mundo quiere salir a la calle, pero hace falta cautela y rigor" y ha incidido en la importancia de que las medidas de higiene se mantengan.