Carta abierta de Sabalza a los socios de Osasuna

NATV
-

El presidente rojillo remarca la necesidad de que la Liga se reanude para evitar un perjuicio económico de entre 14 y 18 millones de euros. Osasuna aboga por concluir el campeonato a puerta cerrada para no sufrir un "impacto muy grave".

Carta abierta de Sabalza a los socios de Osasuna - Foto: C. A. Osasuna

Ésta es la carta íntegra con la que el máximo mandatario de Osasuna, Luis Sabalza, se ha dirgido a sus socios:

 

Querido/a socio/a,

 

Me gustaría iniciar estas líneas expresándole mi deseo de que usted y sus seres queridos se encuentren bien y estén afrontando del mejor modo posible estos tiempos tan duros para todos. Asimismo, también quiero acordarme de un modo especial de los navarros que han fallecido a causa de esta pesadilla que es el COVID-19. Cuando podamos volver a reunirnos en El Sadar, tendremos la oportunidad de despedirles con el cálido homenaje que merecen. De igual modo, aprovecho esta carta para dar las gracias de corazón a todas esas personas que nos están cuidando y están en la primera línea de batalla contra la pandemia. Son un orgullo para todos.

Si algo conocemos de este virus es que ataca de forma especialmente cruel a las personas que ya tenemos una edad. Con el humilde ánimo de ayudar a que nuestros veteranos estén un poco más protegidos, el Club Atlético Osasuna ha adquirido 5.000 mascarillas que se distribuirán entre nuestros socios mayores de 65 años, los centros de Solera Asistencial y la Residencia San Jerónimo de Estella, cuyos trabajadores nos han brindado un ejemplo encerrándose junto a los residentes para disminuir el riesgo de contagio. También ha querido colaborar en esta acción Lacturale, una de esas empresas que siempre nos tiende la mano en los momentos más complicados. Por otro lado, les informo de que desde la primera semana del estado de alarma nos pusimos a disposición del Gobierno de Navarra para ofrecerle nuestra colaboración.

Son momentos en los que lo importante es la salud y en los que todo lo demás, incluido nuestro amado Club Atlético Osasuna, queda en un segundo plano. Sin embargo, mi responsabilidad como presidente es velar porque nuestra entidad se vea lo menos perjudicada posible por la crisis económica que acompaña a la sanitaria. Y en ello he trabajado con discreción y constancia en las últimas semanas junto a mi equipo. Como bien sabrá, la mayor parte de los ingresos de los clubes se corresponden a los derechos audiovisuales, los cuales están condicionados a que podamos ofrecerle a la televisión ese espectáculo que son los partidos de fútbol. En caso de no reanudarse LaLiga Santander, tendríamos un impacto en nuestras cuentas de entre 14 y 18 millones de ingresos menos de los esperados en la temporada 2019/20. Sin duda, estamos hablando de un impacto muy grave.

En relación a ello, hemos tomado una serie de medidas que me gustaría compartir con usted. En primer lugar, acordamos con los futbolistas del primer equipo, sus técnicos, el director deportivo y el director general una reducción del 20% de su salario anual en caso de que la competición no pudiera finalizarse; mientras que el secretario técnico hizo lo propio con un 10%. La buena predisposición de este colectivo ha contribuido a que podamos mantener los puestos de trabajo de la plantilla no deportiva y adoptar unas medidas menos lesivas con esta. En concreto, se acordó con el Comité de Empresa del Club una rebaja de alrededor del 5% para los empleados que perciben un salario anual bruto inferior a 25.000 euros y del 10% para aquellos que sus percepciones superan esa cantidad. El acuerdo garantiza los salarios íntegros en los duros meses de marzo, abril y mayo y afecta a la paga extra de junio, así como a un 2% adicional. El acuerdo también alcanza a los futbolistas y cuerpo técnico de Osasuna Promesas, que reducirán sus salarios en un 10% y un 5% en el caso de que cobren menos de 25.000 euros brutos. Todas estas reducciones de salario quedarían anuladas en el caso de que el primer equipo completase la temporada, situación en la que las cantidades serían compensadas antes de finalizar el 2020.

En cuanto a la Fundación Osasuna, la entidad conservará una plantilla de once personas en oficinas y fútbol base para continuar con la actividad, las cuales han firmado el mismo acuerdo que sus compañeros del club. Para el resto de personal de la Fundación, la entidad solicitó la tramitación de un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). Se trata de puestos de trabajo estrechamente vinculados a las competiciones, escuelas, campus y tecnificaciones, y que quedan por tanto vacíos de contenido durante las semanas en las que no sea posible reanudar la actividad. En cualquier caso, la entidad complementará el salario de estos trabajadores hasta alcanzar la mayor parte de sus emolumentos.

El ERTE afecta también a la Fundación Osasuna Femenino mientras dure la ausencia de competición. Con la primera plantilla del equipo femenino se estudiaron diversas posibilidades de acuerdo, siendo finalmente el equipo quien optó por esta solución. El club, como ocurre con el personal de la Fundación Osasuna, complementará sus salarios durante este tiempo.

Como presidente del Club Atlético Osasuna, quiero dejar claro que hemos puesto todo nuestro esfuerzo al servicio de preservar la viabilidad de la entidad y, al mismo tiempo, evitar la fórmula del ERTE; alejándola del fútbol profesional y aplicándola únicamente a aquellos puestos de trabajo que por su propia idiosincrasia pierden toda su actividad con el cese de la competición. Teníamos muy claro que no íbamos a tocar ni un solo euro público que pudiésemos evitar y que tan necesario es en estos momentos para otras cuestiones. A nuestro club le ha costado mucho recuperar el crédito de la sociedad navarra y salvaguardarlo ha sido una prioridad para nosotros.

Nuestro espíritu siempre ha sido el de alcanzar acuerdos y tengo que decir que lo hemos logrado gracias, en gran parte, a la comprensión, responsabilidad y amor por este club que han demostrado todos nuestros empleados, tanto deportivos como no deportivos. A todos ellos les quiero dar las gracias desde estas líneas. Me siento orgulloso de ellos.

Todavía no hay una certeza sobre la reanudación de la competición, pero parece seguro que en caso de producirse será a puerta cerrada. Se trata de un escenario indeseable, como todos los que está provocando esta dichosa pandemia. Antes que presidente soy socio y osasunista. Sé perfectamente lo qué supone para Osasuna jugar en El Sadar sin el calor de su afición. Sé perfectamente lo qué sentirá ese rojillo que no puede acudir al estadio a animar su equipo. Pero también sé que no acabar la competición sería el peor escenario posible para nuestro club.

Sería el peor escenario desde el punto de vista económico. En los últimos años, hemos hecho un gran esfuerzo para que Osasuna volviese a ser una entidad saneada y seria, y debemos obrar con la responsabilidad que nos ha traído hasta aquí. Y también sería el peor escenario posible desde el punto de vista deportivo, ya que sería injusto anular aquello que Osasuna se ha ganado sobre el terreno de juego durante 27 jornadas. Es por ello que, sea cuando sea y siempre anteponiendo las recomendaciones del Ministerio de Sanidad a cualquier otra cuestión, defenderemos que la temporada 2019/20 de LaLiga Santander ha de completarse. Ver un partido de Osasuna con El Sadar vacío me encogería el corazón, pero en esta terrible situación cualquier otra alternativa sería todavía peor.

Pese a las circunstancias, el Club Atlético Osasuna tiene la obligación de no paralizarse. Desde principios de año estamos trabajando en la campaña de renovación de socios para la próxima temporada con la intención de mejorar nuestras herramientas tecnológicas y nuestro servicio de atención. Esta campaña se presumía como un reto mayúsculo, ya que estrenaremos tres gradas nuevas; con las consiguientes reubicaciones que conllevarán y la meta de incrementar el número de socios. Con el objetivo de conocer con antelación las intenciones de los socios en cuanto a su movilidad y estar mejor preparados, enviamos una encuesta a finales de marzo. No obstante, esta campaña todavía será un reto mucho más difícil del esperado por la coyuntura a la que hoy nos enfrentamos.

Pero, como les decía, el club debe avanzar. La campaña la lanzaremos, independientemente de lo que se decida sobre la reanudación de la competición, en los próximos meses. Solo de esta manera podremos gestionarla de un modo eficiente. Afortunadamente, Osasuna no es una Sociedad Anónima. Es un club de sus socios y garantizo que así continuará siendo mientras yo sea el presidente. Por eso mismo, necesitamos mantener nuestra base de socios independientemente de que haya competición antes o después. Los derechos políticos, y por lo tanto de decisión en la vida ordinaria del club, no pueden quedar suspendidos del mismo modo que la competición, sino que deben seguir ejerciéndose con normalidad.

Estamos ultimando los detalles sobre la campaña en una situación que, como puede imaginarse, es compleja por todos los escenarios que pueden producirse en los próximos meses. Una dificultad a la que se añade la reforma del estadio, con la que ya teníamos previsto comenzar a corregir algunas incoherencias arrastradas por el tiempo, sectorizar el estadio para mejorar la señalización y repensar los precios de las diferentes zonas como ocurre en todos los estadios de nuestro entorno.

No obstante, sí les adelantaré dos decisiones adoptadas por la junta directiva. Independientemente de la sectorización prevista y el replanteo de los precios de las diferentes zonas, hemos estimado conveniente que a todos los socios actuales se les congele el precio de los abonos en la renovación de la temporada 2020/21. Es decir, todos los abonos tendrán la próxima temporada el mismo precio que en la actual y por lo tanto no se les aplicará la subida prevista para los nuevos socios. La segunda decisión es que todos los socios de esta temporada tendrán incluido en su abono de la próxima campaña los dos medios días del club, que el resto sí tendrán que abonar. La medida repercutirá en unos ingresos de un millón de euros inferiores a los inicialmente previstos, pero hemos considerado oportuno aplicarla, a pesar de las circunstancias, para compensar los cinco partidos que no van a poder ser disfrutados en la presente campaña.

Del mismo modo, y dada la gran incertidumbre actualmente existente sobre la temporada 2020/21, la Junta Directiva se compromete a compensar a razón de un 3% del precio pagado por el abono por cada partido que pudiese disputarse sin público. En el caso de que no pudiese jugarse ningún partido con público en toda la campaña, la devolución se acercaría al 60% del total del abono, una devolución que se llevaría a cabo en forma de descuento para la siguiente temporada o bien en metálico en el caso de no querer continuar en el club.

La pandemia también afecta a la vida institucional de nuestro club. Habíamos previsto que, en mayo, los socios renovásemos a nuestros representantes en la Asamblea General, el máximo órgano de decisión de nuestra entidad. Nuestros estatutos sociales establecen que este órgano ha de renovarse cada cuatro años, los cuales se cumplirán el próximo 31 de mayo. Y también fijan que la elección debe “coincidir con un día de partido en casa que juegue el primer equipo del Club Atlético Osasuna”. Nuestros estatutos no contemplan una situación tan extraordinaria como la que estamos viviendo, pero creo que todos los socios podrán comprender que antes del verano es difícil que se cumplan los mínimos requisitos necesarios para poder llevar a cabo un proceso de este tipo. Por ese motivo, hemos considerado que lo más razonable es que los actuales socios compromisarios sigan desempeñando sus funciones hasta que, la próxima temporada, podamos llevar a cabo este proceso electoral lo antes posible.

El proceso de reforma de El Sadar tampoco será ajeno a la crisis. Por un lado, se vio afectado por la paralización, durante dos semanas, del sector de la construcción tras el endurecimiento del estado de alarma decretado por el Gobierno de España. Además, también incidiría sustancialmente el hecho de que puedan disputarse partidos en un período en el que la constructora pretendía avanzar con las obras sin las restricciones inherentes a la competición. En cualquier caso, no les quepa duda de que vamos a trabajar porque la obra esté lista para el curso 2020/21, anteponiendo siempre la seguridad de nuestros socios a cualquier otra cuestión. De momento, las obras avanzan sobre el calendario previsto y esperamos que así siga siendo durante los próximos meses, aunque lógicamente habrá que ver la influencia que tengan la posible reanudación de la competición y las fechas de inicio de la próxima campaña.

La pandemia también ha provocado que una cita tan esperada para todos nosotros como el centenario haya pasado a un segundo plano. Como he expuesto en repetidas ocasiones, la idea de esta junta directiva era celebrar el grueso de las celebraciones en la temporada 2020/21, la primera de la historia de la entidad, comenzando desde este próximo verano. Esa idea no ha variado, aunque permaneceremos sujetos a las indicaciones de las autoridades sanitarias. No obstante, sí habíamos previsto un concierto para el próximo verano que trasladaremos al verano de 2021. Del mismo modo, la probable reestructuración del calendario de la próxima campaña ha dificultado sobremanera las gestiones que teníamos avanzadas para disputar un encuentro amistoso contra un equipo de relevancia internacional. Asimismo, en función de los acontecimientos, también deberemos adaptar y reubicar algunos otros eventos programados. El impacto de la actual crisis sanitaria sobre la programación prevista es importante. Actualmente el personal del club se ha visto obligado a paralizar algunos proyectos y a reestructurar otros. Es una situación ciertamente compleja.

En cualquier caso, nuestra intención sigue siendo la de celebrar el centenario de nuestro club en la temporada 2020/21, pero también tenemos claro que cualquier celebración sin nuestros socios y aficionados carece de sentido, y por lo tanto tomaremos las decisiones que sean necesarias, aunque sean poco ortodoxas con las fechas, para que nuestros socios tengan la celebración que sin duda merecen.

Sin mucho más que añadir, me despido con el deseo de que la próxima vez que tenga que dirigirme a usted sea por un motivo más agradable. Son momentos difíciles para todos y, aunque no sea lo más importante, también lo son para nuestro querido club. El esfuerzo que estamos haciendo para reorientar el rumbo en esta situación es importante, pero estoy convencido de que con el espíritu de unión y lucha que nos caracteriza saldremos adelante más fuertes si cabe. Así lo hemos hecho a lo largo de un siglo y así lo continuaremos haciendo.

Muchas gracias por su atención.

 

Le saluda atentamente,

Luis Sabalza Iriarte.

Presidente del Club Atlético Osasuna.