scorecardresearch

Xavi anhela su 'nueve'

Agencias
-

El técnico culé ha mejorado el juego del Barcelona, pero el gol sigue siendo el punto débil

Xavi anhela su ‘nueve’ - Foto: VALDRIN XHEMAJ

Messi y Griezmann marcaron 58 goles de los 122 logrados por el Barça la temporada pasada (el 47,54 por ciento del total). El actual 'nueve' de Xavi Hernández es Ferrán Jutglà, un muchacho de 22 años que fichó este verano por el filial porque no tenía sitio en la cantera del Espanyol. Estas dos frases deberían bastar para explicar mucho (o casi todo) lo que le sucede al conjunto culé esta temporada. 

La llegada del técnico de Terrassa al banquillo ha cambiado la cara a un Barcelona deprimido con Koeman, es evidente. Apuesta por la juventud, presión alta, velocidad en el juego, constantes correcciones, obsesión por los famosos 'triángulos' que generen superioridad en el que, extremos (Abde y Dembelé) muy abiertos… 

Un equipo reconocible en los 'viejos valores' que le permitieron dominar claramente al Sevilla (segundo clasificado) en el último envite de 2021 y hacerle hasta tres clarísimas ocasiones de gol, cuando se trata de un equipo que solo había encajado 12 goles en 17 jornadas. Sin embargo, no entró ni una (el gol llegó en un córner), y es ahí donde radica el problema que ni Xavi ni ningún entrenador puede solucionar: no hay gol. 

la táctica. La apuesta por Jutglà es clara: un chico que sabe moverse en el campo, que arrastra a los centrales, que se desliza con inteligencia en el último tercio, que apoya con criterio la salida de juego, pero con apenas un puñado de minutos en la élite (marcó un gol ante el Elche). No pinta bien la situación para Memphis Depay, que empezó la temporada como un ciclón -el único que hacía olvidar la salida de los dos máximos goleadores del curso pasado- y se fue diluyendo, hasta el punto de que una lesión en el bíceps femoral izquierdo le sacó del equipo. Y la posible llegada de delanteros en el mercado de invierno (Ferrán Torres podría ser anunciado en las próximas horas) podría relegarle a un papel claramente secundario. Memphis es el máximo goleador azulgrana en Liga (ocho), pero hay que irse hasta el puesto 33º para encontrar al siguiente: Ansu Fati (tres). 

Continuando con el guion de Sevilla: en el momento en que Jutglà estaba exhausto, Xavi lo sustituyó por Nico. Un mediocampista. La apuesta, ante un rival en inferioridad, era dominar el esférico y jugar con las llegadas de segunda línea de Gavi, De Jong, el propio Nico… Y el último recurso, visto que el planteamiento del Sevilla obligaba a colgar balones, fue sacar a Luuk De Jong: caprichos del destino, la evidencia de la necesidad azulgrana fue terminar atacando con el delantero que le 'sobraba' al conjunto hispalense en verano. 

El azulgrana medio ha entendido que la salida de Messi era 'obligatoria', pero también  que hay cierta 'mala gestión' en la de Griezmann, a última hora y sin posibilidad de encontrar nada digno en el mercado: los 20 millones que el club se ahorró de su ficha se han convertido en un 'menos 30' por haber caído en la primera fase de la Liga de Campeones (la que el francés ha ayudado a superar al Atlético de Madrid con cuatro tantos). 

Sin embargo, a nadie escapa la mala fortuna azulgrana con sus goleadores este curso: el 'Kun' Agüero ha tenido que abandonar el fútbol por una cardiopatía, Braithwaite tuvo que operarse de la rodilla izquierda y no volverá a los entrenamientos hasta 2022, Ansu Fati comenzó el curso lesionado y el 6 de noviembre se rompió el bíceps femoral… 

Xavi, obseso del juego desde su época de organizador sobre el césped, ha dado otro aire al Barça. Pero el remate lo condiciona todo: los seis últimos goles del equipo han llevado la firma de los 'nuevos' (Abde, Nico, Gavi y Jutglà más Araujo) -el Real Madrid ha marcado 10 tantos más en Liga y en Europa-, donde se confirmó el fiasco en primera ronda pues el Barça logró marcar solo dos, ambos ante el Dinamo de Kiev. La ventana del mercado de invierno (y la recuperación de los lesionados) es la única solución.