Navarra volverá a pedir el toque de queda más argumentado

Navarra Televisión
-

Javier Remírez ha reiterado que el toque de queda es "una medida imprescindible y necesaria" para atajar el alto número de contagios en buena parte de Navarra, y ha confirmado que volverán a solicitarla.

El Gobierno de Navarra emitirá una nueva Orden foral que "motive suficientemente" la necesidad del toque de queda que pretendía en la normativa rechazada este martes por el Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN), con el argumento de la escasa concreción de los datos que justifiquen la medida.

Conocida la decisión judicial, el vicepresidente primero y portavoz del Gobierno foral, Javier Remírez, ha reiterado que el toque de queda, pretendido desde esta próxima madrugada entre las 1:00 y las 6:00 horas, es "una medida imprescindible y necesaria" para atajar el alto número de contagios en buena parte de Navarra, y ha confirmado que volverán a solicitarla.

Navarra volverá a pedir el toque de queda más argumentadoNavarra volverá a pedir el toque de queda más argumentado

Se pretendía así la limitación de la movilidad nocturna entre la 1 y las 6 horas en aquellos municipios de la Comunidad Foral que se encuentren en situación epidemiológica de riesgo muy alto, tanto en incidencia acumulada a 14 días (más de 250 casos por 100.000 habitantes) como en incidencia acumulada a 7 días (más de 150 casos por 100.000 habitantes).

"La voluntad del Gobierno de Navarra es emitir una nueva Orden foral que en este caso motive suficientemente la limitación de movilidad nocturna de 1 a 6 de la mañana atendiendo a los criterios que ha expresado el Tribunal Superior de Justicia de Navarra en el día de hoy", ha subrayado Remírez.

Además, ha subrayado, en el informe que acompaña la decisión de TSJN que frena el toque de queda, la propia fiscalía sí "ha avalado todas las medidas del Gobierno de Navarra, incluida la limitación de movilidad nocturna".

El vicepresidente del Gobierno foral ha valorado, en cualquier caso, que el TSJN "ha avalado y autorizado parcialmente" la Orden foral de la consejera de Salud, ya que ha admitido las otras dos medidas contempladas, que entrarán en vigor esta medianoche.

Así, la norma limita las reuniones en espacios públicos a un máximo de 10 personas, no convivientes, mientras se recomienda que no se supere este número en espacios privados ni que, en este ámbito, se rebasen las tres unidades convivenciales.

Por otro lado, no se permite la celebración de pasacalles o kalejiras, la de las denominadas comidas populares y la de espectáculos taurinos en espacios no catalogados como plazas de toros, lo que afecta a los encierros taurinos.

El Departamento de Salud considera que las medidas – tanto las hoy autorizadas como la limitación de movilidad en horario nocturno- son “el mínimo imprescindible” para garantizar la protección de la comunidad e intentar recuperar el equilibrio después de “una descompensación iniciada a principios de julio ligada al aumento de la movilidad e interacción social en actividades de ocio y al relajamiento de las medidas preventivas individuales”.

A todo ello se suma el impacto de la variante delta del virus, responsable de casi el 90 % de los contagios y que presenta una transmisibilidad muy alta.

Las medidas, así, buscan cortar la cadena de contagios y rebajar las incidencias de la Comunidad -879 y 521 casos por 100.000 habitantes a 14 y 7 días, respectivamente-, a la vez que se ha elaborado "con la idea de que tenga la mínima afectación posible en la vida social, económica y emocional de la ciudadanía y sectores de Navarra", señalan desde el Gobierno foral en una nota.

A nivel hospitalario, 65 personas permanecen ingresadas -11 de ellas en la UCI- en Navarra, lo que supone que la ocupación se ha duplicado en apenas una semana.

A la vista de la situación epidemiológica, el Departamento de Salud insiste en la necesidad de seguir manteniendo las medidas individuales de protección, como mantener la distancia interpersonal de un metro y medio y uso de mascarilla cuando se coincide con personas no convivientes en espacios cerrados o si no es posible mantener esa distancia en espacios abiertos.

Aunque la vacunación se ha demostrado como la actuación más eficaz disponible actualmente para atajar las consecuencias de la enfermedad, se incide en la necesidad de mantener esas medidas de prevención incluso aunque se esté vacunado, así como en cumplir con el autoaislamiento en los contactos estrechos.

Asimismo, para las personas con primer resultado negativo en una PCR, se insiste en la recomendación de extremar las precauciones y limitar al máximo la interacción social, además de otras medidas de protección y prevención, al tiempo que se recalca la importancia de someterse a esa segunda prueba según la cita prevista.

En ese sentido, aun no exigiéndose por protocolo el autoaislamiento estricto, se recomienda el cumplimiento de una serie de medidas preventivas: estar atento a la aparición de síntomas, y si comienzan, acudir o llamar a un centro sanitario, evitar el contacto con personas vulnerables y con personas no vacunadas, usar la mascarilla en los encuentros con otras personas y no acudir a actos o reuniones sociales.

"En definitiva, pensar y actuar con la hipótesis de que es posible haber resultado infectado aunque aún no hayan aflorado los síntomas o la primera prueba no lo haya detectado", dicen las mismas fuentes.

Por otra parte, se reitera el requerimiento para evitar las situaciones que presentan un alto riesgo de contagio, como son los eventos supercontagiadores, relacionados con distintas celebraciones sociales y de ocio y que han dado lugar a numerosos brotes en toda la geografía foral.