Cayetana, el verso suelto del PP

Agencias
-

Las palabras de la popular en referencia al padre del vicepresidente, que Génova achaca a la crispación política y social del momento, generan división entre los miembros del partido

Cayetana, el verso suelto del PP - Foto: Pool

Ni el Diario de Sesiones del Congreso borrará las palabras de la portavoz del PP, Cayetana Álvarez de Toledo, llamando el pasado miércoles «terrorista» al padre del líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, ni tampoco se olvidarán fácilmente mientras siga resonando su eco en los pasillos del Hemiciclo. Porque la frase de la popular no ha gustado a algunos de sus compañeros de partido, que ven en ella un discurso que no encaja con la estrategia del grupo conservador y que, más bien, se acerca al argumentario de Vox.
Oficialmente, el PP cierra filas en torno a su portavoz parlamentaria. Así lo dejó claro ayer el secretario general de la formación, Teodoro García Egea, al justificar que el «rifirrafe» en el Congreso entre Álvarez de Toledo e Iglesias responde a que la gente está muy enfadada en la calle y «es normal que la crispación» se traslade a la Cámara Baja.
Para el número dos de los populares, este tipo de debate «forma parte del intercambio parlamentario», apuntando además que el dirigente morado tiene «la piel muy fina» porque algunas de las descalificaciones son «ciertas».
En esta misma línea, y a falta de un pronunciamiento al respecto por parte del líder del PP, Pablo Casado, que apostó personalmente por Ávarez de Toledo como portavoz parlamentaria de su grupo en el Congreso, otras voces en la formación salieron también en su defensa. Fue el caso de su homólogo en el Senado, Javier Maroto, que afirmó que «si de algo ha servido» la disputa es para que «se entere toda España» de que el padre de Iglesias «perteneció» al Frente Revolucionario Antifascista y Patriota (FRAP).
Lejos de rectificar, la popular se reafirmó ayer en sus declaraciones llamando «hijo de terrorista» a  Iglesias, y criticó que anuncie que va a llamar a los abogados como «las folklóricas».


Contraproducente

Pero no todos en seno de su partido están conformes con su discurso e, incluso, algunos creen que resta más que suma a su estrategia centrista.
De hecho, hay miembros del PP que ven este tipo de ataques más próximos a grupos como Vox, después de que la formación de Santiago Abascal aplaudiera a Álvarez de Toledo, afirmara que su intervención estuvo «muy bien» y señala que Iglesias está «diseñado» exclusivamente para protestar.