scorecardresearch

"El número de periodistas que muere es brutal"

Navarra Televisión
-

El reportero de guerra Gervasio Sánchez ensalza la figura de David Beriáin y habla sobre las condiciones de un trabajo que mira a la muerte directamente a los ojos.

"El número de periodistas que muere es brutal"

El reportero de guerra y miembro de la directiva de Reporteros Sin Fronteras Gervasio Sánchez ha ensalzado en la localidad navarra de Artajona a David Beriáin y Roberto Fraile, periodistas muertos en Burkina Faso cuando, a través de su trabajo, trataban de "mejorar la salud informativa de la sociedad".

"Una sociedad sin buena salud informativa es más fácil de manipular", ha sostenido al tiempo que ha señalado que "han muerto por mejorar la perspectiva de cualquier ciudadano".

De esta forma se ha pronunciado en declaraciones a los periodistas en el acto fúnebre celebrado en Artajona en memoria de David Beriáin, al que ha acudido después de haber acompañado por la mañana en Valladolid a los familiares de Roberto Fraile.

"Es muy triste" tener que venir a un "lugar tan hermoso como Artajona para visitar la tumba de un compañero que han asesinado de manera tan brutal", ha manifestado y tras recordar a los periodistas españoles asesinados en los últimos años ha expresado su deseo de que "ojalá no tengamos que volver a vivir circunstancias como las que estamos viviendo estos días".

Sánchez ha reconocido que trabajar en "conflictos siempre ha sido durísimo y peligroso" y como ejemplo ha comentado que cuando él llegó a El Salvador "siendo jovencísimo" lo primero que le enseñaron fue "la lista de amenazados de muerte".

Ha recordado también que estando en la Universidad secuestraron a periodistas en el Líbano, uno de los cuales pasó cuatro años secuestrado, y que a lo largo de su trayectoria profesional que comenzó hace cuarenta años ha vivido de "manera ininterrumpida" ataques contra la prensa.

Antes, a diferencia de lo que sucede ahora, según ha apuntado había grupos armados que "respetaban más a la prensa", pero en los últimos años en África, Oriente Medio o Afganistán "el número de periodistas que muere es brutal".

De hecho, ha remarcado, cada Día Internacional de la Prensa tienen que recordar que el "número de periodistas muertos es cada vez mayor".

El reportero ha asegurado que le llena "mucho de fuerza que compañeros como Roberto o David y otros que eran amigos míos hayan muerto ejerciendo este oficio, en la delgada línea entre la vida y la muerte y además amando lo que querían".

Así se lo ha trasladado esta mañana a los hijos de Roberto, a quienes, según ha relatado, les ha dicho: "tu padre ha muerto haciendo lo que más amaba, sé que eso no te va a servir de calmante, pero murió haciendo lo que más quería".

"A David lo conocí cuando era un pipiolo con veintipocos años en Irak en su primera cobertura, era un periodista que le gustaba llegar a los sitios que casi nadie llegaba y esto hacía que tuviese que asumir muchos riesgos, que por desgracia finalmente la han costado la vida. Sabía rodearse de gente como Roberto Fraile o Sergio Caro que son grandes cámaras y que también son capaces de llegar a sitios donde poca gente llega", ha recordado.

"Nuestros caminos han coincidido en algunas ocasiones y la verdad es que siempre me han parecido periodistas que intentaban mostrar lo más decente de este oficio, el periodismo de investigación, periodismo denuncia, historias sobre furtivos, sobre lo que ocurre en las partes oscuras del mundo... y a mí me parece que eso mejora la salud informativa de la sociedad", ha concluido.