Las lluvias dominarán la salida de los más pequeños

NATV
-

Las tormentas y las lluvias en amplias zonas del país y temperaturas cálidas, hasta 26 grados, serán las protagonistas de este último fin de semana de abril, cuando el estado de alarma empiece a relajarse el domingo de forma parcial para los niños.

Las lluvias dominarán la salida de los más pequeños - Foto: ARCHIVO

Consulta aquí el tiempo de Navarra.

 

En Navarra, en concreto, para ese domingo se esperan cielos nubosos con nubosidad de evolución, con claros por el sur al final del día, y chubascos o tormentas dispersos por la mañana en las zonas de montaña de la mitad norte, que por la tarde se extenderán al resto de la Comunidad, sin descartar que sean localmente fuertes y con granizo.

Entre el viernes y sábado los chubascos tormentosos se desarrollarán con más intensidad en Melilla, en el sur peninsular y en el litoral sudeste, aunque terminarán afectado a múltiples zonas, ha detallado Rubén Del Campo, portavoz de la Agencia de Meteorología (Aemet) para quien el domingo, "un día muy revuelto" dejará lluvias en el norte, sistemas Central e Ibérico y en áreas próximas.

Para el portavoz, las precipitaciones tormentosas, acompañadas de alguna granizada, estarán "muy bien distribuidas" durante el fin de semana por todo el territorio, con mayor intensidad a partir de las horas centrales del día.

Esta situación de persistente lluvias que está caracterizando este abril, ha propiciado que entre el 15 y el 22 se hayan acumulado hasta 100 litros por metro cuadrado en el norte de Cáceres, en el norte de León, entre el País Vasco y el norte de Navarra, norte de la isla de Mallorca, y especialmente en las provincias de Girona y Barcelona, donde se han recogido más de 150 litros e incluso 200 litros en puntos del litoral gerundense.

Para este viernes, Aemet ha activado la alerta amarilla (riesgo) por tormentas en ocho comunidades -Aragón, Cantabria, Castilla y León, Cataluña, Galicia, Navarra, País Vasco y La Rioja- donde se recogerán entre 15-20 litros por metro cuadrado en una hora.

Respecto a las temperaturas, Del Campo, ha avanzado que este viernes subirán, para descender el sábado y el domingo, aunque en el norte del país y en el Mediterráneo seguirán por encima de los valores normales para esta época del año.

Hoy las diurnas aumentarán en el centro y norte peninsular aunque, en general, serán muy cálidas en casi todo el país: según datos de Aemet, y por capitales de provincia, la máxima corresponderá a Sevilla, Córdoba, Badajoz y Bilbao donde el termómetro oscilará entre 26 y 25 grados.

Como dato significativo de estos valores tan primaverales, cabe destacar que en todas las capitales peninsulares, salvo Ávila, Burgos, A Coruña, Santander, Segovia, Soria y Tarragona, las máximas registrarán 20 grados o más; por la noche, la mínima más baja corresponderá a Castilla y León y Galicia, mientras que en Andalucía, Cádiz se dará la más alta con 16 grados.

Para mañana, se espera la misma situación de avisos amarillos por fuertes tormentas o lluvias en las comunidades de Andalucía, Aragón, Asturias, Cantabria, Castilla y León, Cataluña, Extremadura, Galicia y en la Ciudad Autónoma de Ceuta.

Este día las diurnas bajarán de forma moderada en todo el sur del país, y así ciudades como Sevilla y Córdoba, que ayer alcanzaron hasta 26 grados, esta jornada marcarán 23 grados; en el resto del país, los valores serán muy similares al día anterior.

El domingo Meteorología prevé una subida de las diurnas en el sudeste peninsular y en los archipiélagos, y una bajada en el noroeste y en la vertiente atlántica.

La próxima semana, última de abril, comenzará con un ambiente más fresco, inestabilidad en todo el país y con chubascos y tormentas, más abundantes en el norte, y fuertes en zonas de montaña y en el extremo sudoeste; el viento soplará con intervalos fuertes de poniente en el golfo de Cádiz, Estrecho y Alborán.

El martes las lluvias afectarán a las Baleares, y a partir del miércoles, y con bastante incertidumbre, "se atisba una estabilización del tiempo", con lluvias cada vez más restringidas al extremo norte peninsular, y menor probabilidad de precipitaciones en el resto del país, ha concluido Del Campo.